Nigro Notaro Viajes

Cinque Terre: la esencia de Italia cabe en cinco pueblos

Cinque Terre: la esencia de Italia cabe en cinco pueblos

Siendo más célebre la Costa Amalfitana, el Parque Nacional de las Cinque Terre, en la Costa de Liguria, y muy cerca de Génova, es una zona igual de bonita, más salvaje y menos masificada.

 
Resulta un destino ideal para, en tres o cuatro días, empaparse de toda la esencia de Italia: pequeños y pintorescos pueblos, paisajes marinos sobrecogedores, bucólicos senderos y por supuesto todas las delicias de la gastronomía italiana.

Los cinco pueblos que dan nombre a Cinque Terre forman parte del paisaje montañoso que rodea la Riviera di Levante, la más ondulada y pintoresca de las dos -la otra es la de Ponente- que dibuja sobre el mar la Liguria italiana, una estrecha franja costera al noroeste del país flanqueada por pronunciados acantilados.
 
Serpenteando por la ladera de las montañas, el viejo sendero Azzuro une los cinco pueblos, a través de un paisaje que deja, a un lado, olivares y, al otro, viñedos cultivados en terraza de los que proceden los vinos blancos y secos tan característicos de la región.
 
Los pueblos del Cinque Terre son un destino ideal para unos días de vacaciones en pareja o familia. Tienen la ventaja de que es muy fácil llegar desde Milán en tren (hay unas tres horas de trayecto) y, una vez allí, todos están estupendamente comunicados por trenes que pasan cada diez o quince minutos y van parando en los cinco, que distan unos 10 minutos de distancia unos de otros. Pero la gracia es hacerlo caminando por los maravillosos senderos que bordean el mar. Una opción es ir de un pueblo a otro caminando, lo cual llevará dos o tres buenas horas de senderismo y luego regresar en tren. Pasear entre pinares y viñas con espléndidas vistas al mar para después llegar a un precioso pueblo y tomar un Aperol Spritz o un gelatto en alguna de sus terrazas es un placer que no tiene precio.
 
Monterosso al Mare, es quizá la más turística de todas las Cinque Terre y ofrece la única playa natural -con arena propia- de la zona, rodeada, eso sí, de rocas que parecen esculturas gigantes. No hay que olvidar que la mayoría de las playas aquí son privadas, es decir hay que pagar una entrada que da derecho a hamaca. Suele ser frecuente que haya un espacio aunque sea reducido del arenal que es “público”.
 
Cinque Terre
 
f11photo
 
 Un poco más al sur, Vernazza brinda el mejor mirador posible sobre el mar, una plaza encantadora para disfrutar de sus silencios y callecitas unidas todas por empinadas escaleras.
 
Cinque Terre
 
Iryna1
 
En lo alto de rocosas terrazas se intuye siempre Corniglia, la única interior y rodeada de viñas y viñedos y a la que sólo es posible llegar después de subir unos cuantos, y siempre costosos, escalones y empinadísimas cuestas.
 
Cinque Terre
 
omersukrugoksu
 
Manarola, es sin duda una de las más bonitas, también con espectaculares vistas de la costa y con un maravilloso paseo que bordea los acantilados (Vía del Amore) y la une al vecino pueblo de Riomaggiore.
 
Cinque Terre
 
pixelliebe
 
Este último, Riomaggiore, es sin duda es el más pintoresco de todos los Cinque Terre y es famoso su puerto de casas abigarradas de colores dando al mar, bastante salvaje en esta zona.unida a través de la Vía de los Amantes (via dell'Amore) con Riomaggiore. Quince minutos bastan para alcanzar caminando este enclave con vistas a una pequeña cala donde los pescadores, a bordo de sus barcas, se lanzan a recorrer el bravo Mediterráneo que les corresponde y que se cuela sin permiso hasta la mismísima plaza.
 
Cinque Terre
 
QQ7
 
Los cinco pueblos son ya bastante turísticos debido a su cercanía a La Toscana, por lo que una buena opción es dormir en alguna localidad cercana como Levanto, también muy bonita y animada y luego ir haciendo excursiones a los pueblos en tren.
 
Y hay otras excursiones a localidades fuera del Paque Nacional de las Cinque Terre y  que se pueden hacer desde allí, por ejemplo a la maravillosa Porto Venere, que parece un escenario de cuento, Sestri Levante o incluso acercarse a Portofino, en lo que se conoce como la Riviera Italiana.
 
Cinque Terre