Nigro Notaro Viajes

STAVANGER

STAVANGER

Stavanger es una ciudad portuaria del suroeste de Noruega, perteneciente al condado de Rogaland, del que es capital.

 
Es la cuarta ciudad del país y el centro de la tercera aglomeración noruega. Es la capital noruega del petróleo. Las actividades tradicionales de Stavanger son el transporte marítimo, la construcción naval y la industria conservera.
 
Stavanger es la cuarta mayor ciudad de Noruega, con una población de 121.610 habitantes (a 1 de enero de 2009) de acuerdo con los datos de Statistics Norway, pero en su área metropolitana habitan 275.814 personas, lo que la convierte en la tercera mayor aglomeración del país. En total en la región de Stavanger residen alrededor de 300.000 personas.
 
La ciudad creció alrededor de la casa de descanso del emperador romano Diocleciano, quien nació cerca de allí en el año 245 d. C. Se retiró en el año 305 al palacio que había construido cerca de Salona y fue sepultado allí en el 313. El palacio fortificado se convirtió después en una fábrica de uniformes romanos y en el núcleo de la ciudad.A principios del siglo VII, después de que la cercana ciudad romana de Salona fuera saqueada por los Avaros (nómadas de Asia central), los refugiados convirtieron el palacio en una ciudad fortificada y el mausoleo de Diocleciano en la catedral de la ciudad. La ciudad era completamente neolatina a finales del siglo VII.
 
A pesar de que la ciudad quedó bajo soberanía bizantina desde 812 hasta 1089, Spalato conservó su autonomía política, como ciudad "Comune" de los Dalmatos Italianos
 
A finales del siglo VIII, se inició la eslavinización de la ciudad, que quedó plasmada parcialmente en la arquitectura de las iglesias. A inicios del siglo XII, los pueblos de la Dalmacia fueron gobernados por los húngaros, sin embargo, Spalato pudo redactar sus propias leyes municipales en 1312, y hasta acuñó su propia moneda. En 1420, los Venecianos obtuvieron la soberanía de la Dalmacia, y aunque respetaron la autonomía de la ciudad, incluyendo sus leyes, el gobierno municipal fue ejecutado siempre por un príncipe-capitán veneciano. Durante todos estos gobiernos venecianos, la ciudad prosperó, y se extendió más allá de las murallas, con hermosos edificios y un alto campanario. Algunas familias venecianas se trasladaron a Spalato, donde crearon parte de la aristocracia local.
 
En el siglo XV, los turcos otomanos llegaron a Dalmacia, y aunque tomaron el control del corazón de la región, no entraron a Spalato, que permaneció bajo el control de Venecia. Para 1718, las guerras turco-venecianas acabaron con la presencia de los Turcos en la Dalmacia, y Spalato continuó oficialmente bajo la soberanía de Venecia hasta 1797, cuando Napoleón Bonaparte disolvió la República de Venecia, y la Dalmacia quedó bajo el control de Austria (véase Tratado de Campo Formio). Sin embargo, tras la Batalla de Wagram en 1809, Austria perdió Spalato, que quedó bajo control francés, integrada primero en el "Reino napoleonico de Italia" y luego en las Provincias Ilirias.
 
Para 1813, la ciudad se encontraba de nuevo bajo control austríaco, y se inició un período de estancamiento político y social. En esos años empezó a inurbarse en masa la población croata del interior de Dalmacia, disminuyendo asi el porcentaje italiano de la población de Spalato (hasta entonces mayoritario en el area urbana), y en 1880 el último alcalde de etnia italiana, Bajamonti, fue substituido por uno croato. Todavía en el censo austriaco de 1910 quedaban 2082 Italianos en un total de 21.670 habitantes de Spalato.
 
Tras la Primera Guerra Mundial y la disolución del Imperio Austrohúngaro, la provincia de Dalmacia, incluida Spalato, pasó a formar parte del Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos (Reino de Yugoslavia). Tras la anexión de Fiume (Rijeka) y Zara (Zadar), (los otras dos ciudades importantes de la región junto con Spalato), por Italia, Spalato en 1919 fue renombrada oficialmente "Split" (en croato) y se convirtió en el principal puerto de Yugoslavia y en la capital de Banovina Litoral. La línea de ferrocarril de Lika que conectó la ciudad con el resto del país fue inaugurada en 1925. Con el acuerdo Cvetković-Maček, Split se convirtió en parte de una nueva unidad administrativa, Banovina de Croacia, fruto de la unión de Banovina Litoral, Sava y algunas zonas aledañas pobladas por croatas.
 
Con la invasión de Yugoslavia por parte de los ejércitos del Eje, los Italianos ocuparon la ciudad en abril de 1941, y un mes más tarde la anexaron formalmente al Gobiernatorado de Dalmacia del Reino de Italia. La llegada de las tropas italianas fue recibida con entusiasmo por la minoría autóctona de lengua italiana de Spalato.
 
Pero el ejercito italiano encontró una fuerte resistencia entre los habitantes de Split de etnía croata, uniéndose una parte de ellos a los partisanos de Josip Broz Tito. Los equipos de fútbol locales craotos, el HNK Hajduk Split, y el RNK Split, rehúsaron participar en la liga italiana, suspendiendo sus actividades, para más tarde unirse también a los partisanos (posteriormente el Hajduk se convirtió en el equipo oficial del movimiento de los partisanos).
 
En septiembre de 1943 Italia capituló y la ciudad fue ocupada por las brigadas del comunista Tito registrandose una pequeña masacre de 300 Italianos autóctonos, pero una semana más tarde el pro fascista Estado Independiente de Croacia, ocupó la región. Algunas zonas de la ciudad antigua y del puerto, fueron dañadas durante está ocupación por los bombardeos alemanes y aliados, causando cientos de muertos. Los partisanos titinos entraron finalmente a la ciudad el 26 de octubre de 1944. El 12 de febrero de 1945 una incursión de la Kriegsmarine atacó el puerto de Split dañando el crucero británico Delhi. Hasta el fin de la guerra Split fue la capital provisional de Croacia.
 
Entre 1945 y 1990, Split fue el centro administrativo de la Dalmacia.
 
En 1979 Split albergó los VIII Juegos Mediterráneos.En ese mismo año, el núcleo histórico de Split con el Palacio de Diocleciano fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
 
Split tiene varias iglesias antiguas como SV Nikola y Gospa od Zvonika, museos y una galería dedicada al escultor yugoslavo Ivan Meštrović, que se encuentra en la villa que era propiedad del escultor, y varias de sus obras adornan la ciudad. La ciudad de Klis, cercana a Salona, tiene las ruinas de un fuerte romano del siglo V. La antigua ciudad textil de Sinj, situada 30 km al noreste de Split, es famosa por su Sonjska Alka, un torneo medieval que se efectúa anualmente, el 15 de agosto, para conmemorar la victoria en la batalla de 1815 sobre la administración otomana.
 
Stavanger es la capital de la industria petrolera Noruega. Fue a partir de mediados de la década de 1970 cuando la industria del petróleo se convirtió en el primer sector de actividad de la región. La mayor compañía petrolera de Stavanger es Statoil.
Stavanger ha sido elegida cómo la capital europea de la cultura en 2008, compartido con la ciudad de Liverpool. En Stavanger se han reconstruido grandes zonas del centro para el acontecimiento.
La ciudad es sede del Joint Warfare Centre, una oficina central de control de la OTAN. Un centro con fuerzas internacionales no permanentes, que velan por los intereses internacionales del petróleo en la región.
 
El lema de la ciudad de Stavanger como capital cultural europea es "Open Port", que quiere decir "puerto abierto", haciendo referencia por un lado a que se trata de una ciudad de marcado carácter portuario y por otro el que busca abrirse y permitir todo tipo de manifestación de nuevas ideas y opiniones culturales, además que espera como un puerto abierto a todos los visitantes y todas las culturas que vayan a la ciudad durante este año.
 
 
QUÉ VER
 
Uno de los atractivos turísticos más importantes de Stavanger, no se encuentra en la ciudad en si, sino a las afueras, se trata del Preikestolen un macizo rocoso que se asoma sobre el fiordo de Lyse y que ofrece unas magníficas vistas del fiordo y la región.
 
CASCO ANTIGUO
 
Escalonado en una ladera al oeste del puerto viejo, el casco antiguo era un barrio obrero, construido a finales del s. XVIII, cuando la industria sardinera era el orgullo de Stavanger. 170 casas de los ss. XVIII y XIX han sido restauradas. Las estrechas calles adoquinadas, alumbradas con farolas antiguas, invitan a dar un paseo por la nostalgia. Las plantas alegran las puertas de las casas de madera (todas ellas habitadas) pintadas de blanco y a veces separadas por jardincitos. En Øvre Strandgate, una antigua fábrica de conservas nos habla de la conservería sardinera durante el s. XIX
 
 
CATEDRAL
 
Este monumento del s. XII, mezcla de estilo románico y gótico, se caracteriza por sus dos torres cuadradas, su imponente fachada y su amplio pórtico. La restauración realizada en el s. XX le devolvió su aspecto medieval. En el interior, la sencillez de la nave contrasta con la riqueza ornamental del coro. En la nave central, los capiteles decorados con escenas bíblicas muestran seres fantásticos procedentes del imaginario medieval. Destacan también un exuberante púlpito barroco, la pila bautismal gótica y, al lado este del coro, una magnífica vidriera moderna.
 
MUSEOS
 
  • Museo Arqueológico. Uno de los cinco existentes en Noruega.
  • Museo Marítimo.
  • Museo de Conservas. Único en el mundo, dedicado a la industria conservera tradicional en la región.
  • Museo Tele Noruego. Museo dedicado a la historia de la comunicación.
  • Museo de arte de Rogaland.
  • Museo Noruego del Petróleo. Museo moderno e interactivo en el que se puede ver y conocer todo lo referente a este producto.