Nigro Notaro Viajes

PORTO DE GALINHAS

PORTO DE GALINHAS

Un verdadero paraíso de aguas cristalinas y piscinas naturales.

 
Ubicado en la provincia de Ipojuca a aproximadamente 53 Km. de Recife. Porto de Galinhas es considerado uno de los mejores polos turísticos de Brasil. Allí se encuentra una variedad de bares, restaurantes, donde se puede escoger lo que se desea: comida de mar, sushi Japonés, comida italiana etc. Las principales atracciones de la región son: las playas, el surf, el buceo submarino, los paseos en barco y los paseos en buggy. (Autos especiales para andar sobre dunas de arena)
En verano, Porto de Galinhas es muy concurrido. Es una de las más bellas playas del Noreste Brasilero, por sus bellezas naturales: piscinas de aguas claras y tibias formadas entre corales, estuarios, pantanos, plantaciones de coco y otros hermosos paisajes naturales.
El nombre Porto de Galinhas (puerto de gallinas) antiguo Puerto Rico, proviene de la explotación de árboles de pau Brasil. En ese lugar, había contrabando de esclavos, posteriormente escondidos en jaulas de gallinas, dentro los barcos que llevaban esclavos. La llegada de los esclavos a la playa eran anunciado por el dicho “Hay gallina nueva en el puerto”, lo cual originó que el antiguo Puerto Rico, se fuera conociendo como “El puerto de gallinas”.
 
 
Principales atracciones
 
Por la mañana se pueden observar las famosas piscinas naturales de aguas cristalinas, visitar las playas vecinas de Muro Alto e Maracaipe, lugar preferido por surfistas. Por la tarde y por la noche, la villa central de la playa se llena de personas, quienes visitan los bares restaurantes y tiendas de artesanías, en el centro de Porto de Galinhas. Desde allí se puede contratar paseos en barco y en buggy recorriendo playas, piscinas naturales y el bellísimo Pontal de Maracaipe.
 
 
Playas
 
Camboa: Su nombre deriva del tupí significa aguas tranquilas. Es exactamente eso que el visitante encuentra a lo largo de sus 1.500 m de playa. Además de la arena clara y palmeras en toda su extensión, los arrecifes forman una grande pileta natural que proporciona un baño en aguas calmas y poco profundas, en una playa semi-desierta. De ella se ve el Puerto de Suape y para la desembocadura del Río Ipojuca.
El acceso debe ser de buggy o caminando a partir de la playa de Muro Alto.
Algunos guías turísticos también la denominan Praia da Gamboa (con letra "G"). Pero los habitantes de Porto de Galinhas la llaman de Praia da Camboa (con letra "C").
Lo que existe en la playa: Playa desierta de donde se ve el Puerto de Suape, manguezais (vegetación típica del lugar) y la desembocadura del Río Ipojuca. 
Pileta Natural óptima para un baño relajante.
 
Muro Alto: La playa de Muro Alto tiene 2.5 mil metros y su nombre deriva de las falencias de cerca de 3m que se forman en un paredón en buena parte de su extensión. Tiene arrecifes en toda su dimensión que forman piletas de aguas claras y tibias.                                                                                                                           
El acceso es por ruta de asfalto a partir del puesto da la Policía Rodoviária en la PE 09. Después del resort Nanai, el trayecto debe ser hecho de buggy o caminando. También se puede llegar de la Playa de Cupe caminando por la arena.

Lo que existe en la playa:
Existe la pileta natural más profunda de la Región de Porto de Galinhas, con hasta 10 m. de profundidad, buena para nadar. La playa también es utilizada por los que le gusta andar de jet ski. Imperdible.  Es posible alquilar un buggy para hacer un paseo por la región hasta el Pontal de Maracaípe (donde se puede alquilar una jangada para ver caballos de mar) o hasta lugares más alejados.
 
Cupe: está localizada al norte de la Villa de Porto de Galinhas y es más una opción de placer para quien visita la localidad.
Son 4.5 mil metros de playa alrededor del Pontal de Cupe, donde existen arrecifes que forman piletas naturales buenas para el baño. En los trechos sin arrecifes, la playa tiene muchas veces olas fuertes e exige atención doblada de los bañistas. Por esto algunos surfistas tienen el costumbre de surfar en estes locales.      Acceso por la ruta de Muro Alto asfaltada a partir del Posto da Policía Rodoviária en la ruta PE 09. Después de 1 km. de ruta de Muro Alto queda el camino no pavimentado que, por el medio de mata (selva baja), que da acceso a la playa.
 
Porto de Galinhas: Elegida en 2007 por la 7ª vez la mejor playa del Brasil por los electores de la Revista Viagem e Turismo, es la playa del nordeste más conocida en el sur de Brasil y adquirió fama internacional.
Son 4 km. de playa de arena blanca y lisa, palmeras, aguas transparentes y tibias.
Sus piletas naturales - las más fáciles de llegar de todo el Nordeste de Brasil ( basta 5 minutos de jangada alquilada allí mismo en el centro de la Villa) - ofrecen, además del baño, la posibilidad de apreciar los peces coloridos.Es la playa de moda y viene consiguiendo convivir con la fama y el crecimiento urbano. El crecimiento turístico de Porto obligó a los poderes públicos a dotarla de infraestructura conveniente para atender a todos con conforto necesario de día o de noche.En resumen esta playa ofrece al turista: óptima localización; Aguas tibias y claras; y es perfecta para bañistas y niños.                                                                         
Lo que existe en Porto de GalinhasComo es central, la Praia da Vila de Porto de Galinhas, además de posadas próximas a la playa, reúne la mayor cantidad de actividades y servicios turísticos de día y de noche. Son más de 10 bares y cafeterías, cerca de 30 restaurantes, 5 supermercados, además de diversas tiendas comerciales y de artesanías. Su comercio funciona normalmente hasta mismo después de media noche, principalmente en los períodos de alta estación.                                                                                                          
En la playa de Porto de Galinhas es posible alquilar una jangada hasta las piletas naturales, alquilar un bugue para realizar paseos hasta las demás playas de la región, alquilar equipamiento de buceo, y otras diversas actividades.
 
Maracaipe: La playa de Maracaípe es conocida como el paraíso de los surfistas, pues ya entro para el calendario nacional e internacional del surf por sus aguas claras y ola fuertes. Y por esto mismo es peligrosa para el baño.
Su clima es joven y bien relajado.Maracaípe conquista el visitante por su belleza natural y su extensa red de palmeras.
El acceso de auto es posible a través de una ruta que acompaña a la arena de la playa en casi toda su extensión hasta la Vila de Todos os Santos (Villa de Todos los Santos) donde se encuentran bares y restaurantes, prácticamente a la orilla del mar.
 
Pontal Maracaípe: Formada en el la desembocadura del Río Maracaípe, ofrece como atractivo aguas tibias y claras (en días de sol). Es una excelente opción de baño para quien prefiere aguas tranquilas.
Quien va hasta la playa de Maracaípe siempre llega hasta la playa del Pontal. Allá va a encontrar bancos de arena y bancos de corales. Vale también un paseo por el Río Maracaípe para apreciar sus mangues al margen.
Como en la Playa de Maracaípe no es más permitido circular de buggy por causa del Proyecto TAMAR de creación de tortugas marinas. El acceso solo puede ser de auto por las rutas de acceso.     
Lo que existe en el Pontal de Maracaípe
En el Pontal existen algunas atracciones que merecen atención
• paseos de balsa por luz manguezais;
• paseos de lancha y kayac;
• caminatas por trillas;
• Proyecto Hippocampus, donde es posible conocer el hábitat del caballo marino;
Los colores del caballo marino varían conforme al color del agua - un mecanismo de defensa.
 
Tamandaré e Praia dos Carneiros, con 16 km de playas, revelan paisajes muy especiales con casas de veraneo, shows y quioscos a la orilla del mar.
La playa de los Carneiros posee una espectacular extensión de cocoteros y arenas blancas, con un muro de 1 km de largo de arrecifes, piscinas naturales, etc.
 
Isla de Santo Aleixo, al sur de P. Galinhas, por ser isla volcánica posee un fértil suelo que favorece a la vegetación diversificada y una incomparable belleza formada por rocas y peñascos. Lugar predilecto para practicar buceo.
 
Paseos náuticos en Porto de Galinhas
Hay varias opciones de paseos en barco por la costa marítima.
- Paseos en jangadas hasta las piscinas naturales, donde se aprecian la fauna marítima.
- Paseos en jangada a los pantanos, donde se puede conocer el hábitat de los caballitos de mar.
- Paseos en barco con los mejores equipos para la navegación a diferentes playas de la región. (Playa de Carneiros, y la isla de Santo Aleixo).
 
Deportes Extremos
Porto de Galinhas permite la práctica de deportes extremos. Aquí se puede practicar:
- Surf en la playa de Maracaipe, donde las olas llegan hasta dos metros de altura. En la misma playa es posible practicar el kite surf, una mezcla de windsurf esqui, wakeboard, surf y vuelo libre.
- Esquí acuático, wakeboard, jet ski hasta un paseo por Banana Boat en la playa de Muro Alto.
- Buceos en la isla de Santo Aleixo, donde es posible encontrar antiguas embarcaciones naufragadas.
 
Ciudades cercanas

- Recife
Conquista a todos los que la visitan por la pluralidad de sus atractivos, que la convierten en un lugar único. Recife es una metrópolis en crecimiento, lo que puede percibirse paseando a lo largo de la playa de Boa Viagem o visitando los sofisticados negocios de la zona comercial. Al mismo tiempo cuenta con un rico patrimonio histórico y arquitectónico, compuesto por innumerables construcciones de los siglos XVII y XVIII, legado por los colonizadores portugueses y holandeses. 
La capital de Pernambuco también se destaca por su modernidad. Cuenta con una excelente infraestructura para la realización de congresos y encuentros de negocio, con instalaciones de todo tamaño muy bien equipadas y listas para recibir Congresos, Exposiciones, Ferias y reuniones empresariales, nacionales e internacionales, de todos los ramos de actividad. 
La ciudad muestra diferentes facetas y está ubicada en un área bañada por los ríos Capibaribe, Beberibe y Jordão. Como hay muchos puentes para facilitar la circulación, ha sido apodada la Venecia brasileña. Como buena representante de Pernambuco, uno de los estados culturalmente más ricos del Brasil, Recife tiene costumbres y tradiciones populares únicas, que pueden ser apreciadas en cada esquina de la ciudad y que divierten y encantan a todos los turistas, oriundos de todos los rincones del mundo, que la visitan. 
El carnaval callejero de Recife está considerado como uno de los mejores, más divertidos y multitudinarios del Brasil. La fiesta es inaugurada el sábado con el desfile del grupo Galo da Madrugada, y sigue, animadísima, bajo el sol y el calor de febrero durante tres días, al son de los ritmos de grupos de frevo y maracatu, que son las músicas típicas de la región. 
Es posible hacer diversos paseos por la ciudad y por los alrededores: hay jangadas (barcos de pesca de vela triangular) que salen de Boa Viagem y barcos a motor que recorren la bellísima costa de Pernambuco. Es indispensable visitar Olinda , ciudad que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad, que queda muy cerquita de Recife. 
Los turistas disfrutan durante todos los meses del año de las playas y del mar de aguas tibias. También hay restaurantes que sirven lo mejor de la cocina típica de la región, además de especialidades de la cocina internacional. A la noche, se puede disfrutar de los bares y espectáculos al aire libre, entre los edificios y casonas restaurados del casco antiguo de la ciudad, que tampoco se puede dejar de visitar. 
Para los aficionados al buceo, la ciudad reserva algunos lugares excepcionales para una buena excursión al fondo del mar. Con piscinas naturales distribuidas a lo largo de toda la costa y un parque de barcos naufragados de más de 30 navíos, es uno de los mejores lugares del Brasil en este aspecto. 
Ubicadas a una profundidad que varía de nueve a 58 metros, las viejas embarcaciones sumergidas todavía conservan algunas reliquias históricas, además de albergar a peces, algas y corales que se fueron asentando a lo largo del tiempo. Para que el turista explore todas estas maravillas submarinas, la ciudad ofrece una eficiente infraestructura de apoyo y cuenta con operadoras de buceo calificadas y experimentadas. 
 
Atracciones

Barrio de Recife
Este es el lugar en el que nació Recife, marco original de la historia de la ciudad y actual casco viejo. En este importante barrio hay construcciones centenarias revitalizadas en las que funcionan bares y restaurantes, teatros, museos, galerías de arte, centros de compras, además de otros conjuntos de inestimable valor arquitectónico.
En las manzanas que forman el Recife Antiguo, como también se lo llama, se encuentra la primera sinagoga fundada en el continente americano. Construida en el siglo XVII, la Kahal Zur Israel conserva algunas de sus características originales, como las paredes y los pisos, y allí funciona un centro cultural y un pequeño museo. La torre Malakoff fue construida en el siglo XIX como observatorio astronómico. En el fuerte de Brum, de 1630, está instalado el Museo Militar, además de bares, casas nocturnas y restaurantes de alta calidad, que están transformando el lugar en un polo de diversión nocturna de la ciudad.
 
Iglesias
Basílica y Convento Nossa Senhora do Carmo
Conjunto barroco construido a fines del siglo XVIII. Altar con entalladuras doradas y coronas de oro y piedras preciosas. Uno de los salones está revestido con mayólicas portuguesas. Se puede visitar todos los días: de lunes a viernes, de 7.00 a 19.00 h, sábados de 7.00 a 12.00 h y domingos de 8.00 a 12.00 h y de 18.00 a 21.00 h.
 
Capilla Dorada
Una de las más vistosas iglesias barrocas del Brasil, construida entre los siglos XVIII y XIX, cuenta con un altar tallado en madera revestida en oro y bellísimas pinturas en el techo. Está integrada a un conjunto de construcciones levantadas por los franciscanos, que incluye el Convento, con paneles de mayólicas de motivos religiosos, y el Museo Franciscano de Arte Sacra, que exhibe una colección de imágenes religiosas y objetos litúrgicos. 
Abierto al público de lunes a viernes de 8.00 a 11.30 h y de 14.00 a 17.00h.  Los sábados abre de 8.00 a 11.30 h.
 
Catedral de São Pedro dos Clérigos
Construida en 1782, la catedral es una réplica de la Basílica de Santa María Mayor de Roma. El altar es de jacarandá labrado y el púlpito de entalladura revestida en oro. El techo de la capilla mayor es de madera esculpida con las armas de San Pedro y las imágenes de los doce apóstoles y los cuatro evangelistas. Está situada en el Patio de San Pedro, una simpática plaza rodeada por construcciones históricas.
 
Iglesia de Nossa Senhora do Rosário dos Homens Pretos
Iglesia construida en el siglo XVIII por esclavos. El altar principal es de madera tallada revestida en oro. Los altares laterales cuentan con imágenes setecentistas. Está situada en el barrio de San Antonio, en la calle Estreita do Rosario. Abre de lunes a viernes, de 9.00 a 13.30 h y de 14.30 a 18.00 h, y los sábados, de 8.00 a 12.00 h.
 
Santísimo Sacramento (Matriz de Santo Antônio)
Iglesia barroca construida en 1790, también conocida como matriz de Santo Antônio, a quien está consagrada. El interior está adornado con una enorme araña de cristal e imágenes de San Antonio y San Sebastián. Está situada en el barrio de San Antonio, frente a la plaza de la Independencia. Abre todos los días, de 7:00 a 12:00 h y de 14.00 a 18.00 h.
 
Playas
Boa Viagem, Pina, Candeias y Piedade
Las playas de Recife están urbanizadas y, a lo largo de la avenida que contornea la costa, hay bares, restaurantes y hoteles. Boa Viagem, la más popular, tiene tranquilas piscinas naturales de agua azul, formadas en el área ubicada entre la arena y los arrecifes. Se recomienda bañarse solo en los lugares protegidos por los arrecifes y está prohibido practicar surf. 
 
Museos
Museo del Hombre del Nordeste
La amplia colección representa la cultura de Pernambuco desde tres puntos de vista principales: el ciclo de la producción de azúcar, el modo de vida nordestino y las manifestaciones folclóricas y religiosas. 
 
Instituto Ricardo Brennand
Instalado en un edificio que reproduce el estilo medieval, su colección está compuesta por obras del período de dominación holandesa en Recife, además de armas blancas y armaduras.
 
Taller de cerámica Francisco Brennand
En enormes galpones y al aire libre, entre monumentos y jardines, están expuestas las obras de cerámica de Francisco Brennand, uno de los más importantes escultores brasileños contemporáneos. Está instalado en la antigua fábrica de ladrillos que pertenecía a su familia. 
 
Fundación Gilberto Freyre
Casco de estancia del siglo XVIII, antigua residencia de Gilberto Freyre. Allí están expuestas las obras de arte y artesanías, la biblioteca y la colección de objetos que pertenecieron al sociólogo y escritor de quien toma el nombre. 
 
Museo de la Ciudad de Recife
Instalado en dependencias del fuerte de las Cinco Puntas, exhibe fotografías, reproducciones de pinturas antiguas y objetos representativos de la ciudad de Recife desde la época del dominio holandés.
 
 
- Olinda
 
Ha ganado ese nombre, segun cuentan las historias, cuando en 1535, el hidalgo portugués Duarte Coelho, mandatario de la Capitania de Pernambuco, buscaba un sitio para fundar una ciudad. Al encontrar una colina con vista magnífica del mar y un puerto natural protegido por arrecifes, dijo: "Oh linda situación para construir una Villa". Si es verdad o leyenda, no importa. La ciudad es realmente bonita.
La villa prosperó comercialmente y enriqueció. Sin embargo, en 1630, fue invadida por los holandeses. Después de incendiaren Olinda, la abandonaran, y mudaránse para Recife, en la época era solamente un puerto. La villa empezó a ser reconstruida solamente en 1654 con la expulsión de los invasores. 
Mucho se hay preservado de aquel tiempo hasta hoy día – parte del trazado urbano original de la villa y antiguas iglesias barrocas y el caserío, que constituyen un importante conjunto arquitectónico. Por eso, fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. 
Olinda es un sitio para caminar por las calles, conociendo sus Iglesias y museos y admirando escenarios que mezclan mar azul, el verde de la vegetación y las construcciones históricas. Es también una ciudad que ofrece buenos restaurantes, artesanado auténtico y oficinas de arte.Durante el Carnaval, sucede allí una de las fiestas más animadas del país. Olindenses y turistas recorren las estrechas laderas bailando al sonido de bandas de frevo y maracatu (danzas folclóricas típicas). Los tradicionales blocos de troça y los famosos muñecos gigantes participan el tiempo todo de la diversión. En eses días, Olinda se transforma en un gran palco para la manifestación de la cultura popular.
 
Atracciones 
 
Iglesias 
Olinda abriga Iglesias ricas en ornamentos y tallas y también sencillas capillas. La mayoría fue construida en los siglos XVI y XVII y exhibe arquitectura e imágenes barrocas. Algunas merecen destaque, tales como el Mosteiro de São Bento con altar foliado de oro y el Convento de São Francisco, que integra un conjunto de templos. La Sé, en sitio con vista privilegiada, es la más antigua de la ciudad y una de las primeras construidas en Brasil.
 
Mercado da Ribeira 
En un edificio del final del siglo XVII abriga tiendas de artesanía local, como las típicas máscaras de papel maché. Hay también tiendas de entalladores, grabados y pinturas.
 
Atelier 
Los artistas instalaron sus tiendas por todos los sitios de la ciudad. Los visitantes son bienvenidos. Pueden entran y apreciar las obras de pintura, escultura y cerámica.
 
Comida típica
Una especialidad de algunos restaurantes de Olinda es servir platos elaborados con pescados de la región, acompañados de productos típicos tales como mandioca, jerimum (calabaza), coco, mango y pitanga. Todavía hay también los buenos sitios donde se puede apreciar un simple pescado frito y una auténtica cachaza pernambucana. 
 
 
- Maceió
 
Localizada en ambiente totalmente litoraleño, Maceió se destaca por su belleza, enclavada entre los cocoteros, los pantanales y el mar. Posee una orla marítima, donde se puede andar con toda tranquilidad, y bellas playas urbanas. Capital del Estado de Alagoas, Maceió debe su nombre a los indios Tupí. Impresionados con los fenómenos de la naturaleza que ocurrían aquí, ellos la llamaban de “MAÇAYÓ” o “MAÇAI-O-K”, que significa “lo que tapa el pantano”. La ciudad tubo su origen en un antiguo ingenio de azúcar, alrededor del siglo XVIII. Su desarrollo comenzó con la llegada de navíos que llevaban madera de la ensenada de Jaraguá. Con el surgimiento de los ingenios, Maceió pasó a exportar azúcar, después tabaco, coco, cuero y algunas especierías. La prosperidad hizo que el 5 de diciembre de 1815, el poblado se tornase villa. Gracias a su crecimiento, el 9 de diciembre de 1839, Maceió ya era la capital de la Provincia de Alagoas. La ciudad posee una buena infraestructura turística que ofrece al visitante una cultura diversificada en artesanía, culinaria y costumbres.
 
 
Atracciones 
 
Playas Urbanas
Jatiúca
Su nombre viene de la palabra indígena Y-ATI-UCÁ, que significa el bicho “Garrapata”. Hay también la versión de que su origen se debe al fruto de la garrapatera (mamona), planta que era común en la región. La playa queda a aproximadamente 4,5 km al norte del Centro de la ciudad. El mar es agitado en casi toda su extensión. Por eso mismo, son realizados con frecuencia campeonatos de surfe y de bodyboarding. Como está en la región central, está plenamente proveída de restaurantes, quioscos de playa con lluveros, pista de cooper y de ciclismo, equipos de gimnasia, shopping center, hoteles y posadas.
 
Punta Verde
Una punta de tierra que emerge mar adentro, cubierta por el verde de las áreas de cocoteros. Fue este fenómeno que dio nombre a una de las playas de Maceió con más movimiento. En el pasado, abrigó al más famoso símbolo de la ciudad, la “Gola del Avestruz”, un cocotero cuyo tronco parecía el pescuezo de un avestruz. El mismo quedaba próximo del actual Alagoas Yate Club (Clube Alagoinha). Los arrecifes forman piscinas naturales y es común, en la marea baja, avistar bañistas en estas piscinas, principalmente en las proximidades del farol. Tiene quioscos con música al vivo, bares, restaurantes, cafeterías y hoteles.
 
Pajuçara
Queda a aproximadamente 2 km del centro de la ciudad. Posee aguas tranquilas, gracias a sus arrecifes que la tornan segura para el baño, principalmente, de niños. Es también en Pajuçara (cerca de la pequeña feria de artesanato) de donde salen las jangadas para la piscina natural, formada por arrecifes de corales, donde el turista encuentra bares flotantes.
 
Cruz de las Almas
Playa urbana, con quioscos, restaurantes y hoteles. El lugar, que ya fue un cementerio indígena, está cargado de misticismo, fortalecido por la fuerza de sus olas. De día es el paraíso de los surfistas; en las noches de luna llena, es el escenario ideal de los novios que celebran, sin saber, la leyenda de la pareja de indios, quienes por ser de tribus rivales, fueron sacrificados. Hay quien afirme que cuando la luna se torna más bella, ellos vienen a bañarse en las aguas del mar.
 
Sobral
El nombre de esta playa también bautizó al barrio vecino. El área próxima, formada por quintas y áreas de cocoteros, pertenecía al Sr. Manuel Sobral Pinto, el Comendador Sobral, quien dio el nombre al lugar.
 
Pontal da Barra
Playa que, en el pasado fue adornada por dunas movibles y áreas de cocoteros nativos, siendo palco de uno de los más bellos fenómenos de la naturaleza: el encuentro de la Laguna Mundaú con el mar.
 
Litoral Norte
El Litoral Norte es rico en cocoteros nativos, acantilados, pantanales, ríos y vegetación de diversas especies. No deje de visitar las playas de Guaxuma, que tiene bares rústicos y acogedores a la orilla del mar; Sonho Verde, con sus aguas verdes y su vasta área de cocoteros; y la famosa isla de Croa, en la entrada de Santo Antonio.
 
Entrada de Santo Antonio
Queda en la Costa Dorada de Alagoas, a 50 km de Maceió. Posee playas salvajes con arrecifes que forman piscinas naturales de aguas límpidas y arenas claras.
En las márgenes del Río Santo Antonio, el municipio está dividido en dos partes. Un lado abriga gran parte de la estructura urbana de la ciudad, en cuanto el otro ofrece las principales atracciones turísticas como la Isla de la Croa y la playa del Carro Quebrado [Auto Descompuesto]. Para atravesar el río se utilizan balsas, pequeñas embarcaciones y navíos alargados. 
 
Ilha da Croa
Es la atracción más frecuentada de la entrada. Posee bellas playas con piscinas naturales y bares rústicos donde son servidos platos de frutos del mar. Queda en el margen izquierdo del Río Santo Antonio, con acceso por balsa. 
 
Playa del Carro Quebrado
Playa salvaje de arena blanca, densas áreas de cocoteros, olas fuertes y agua del mar verde. En la parte sur, los acantilados coloridos son atracción aparte.
 
Playa de Tabuba
Queda en la desembocadura del Río Sapucaí. Posee arrecifes que forman piscinas de aguas cristalinas, donde es posible observar pececitos de todos los colores y nadar tranquilamente. De la playa parten paseos de jangada para las piscinas naturales. 
 
Litoral Sul
Playa del Francés
Una de las más bellas playas del Litoral Sur. Su ensenada está formada por una extensa barrera de arrecifes, que forma una piscina natural, con rica fauna marina y aguas que van del azul turquesa al verde.
 
Playa del Gunga [Magnata]
Fue elegida una de las diez playas más bellas del país. Su arena blanca, moldeada por cocoteros, avanza mar adentro, uniendo las aguas del Río San Miguel con el océano.
 
Entrada de São Miguel
La proximidad de los arrecifes forma una piscina natural en casi toda la extensión de la playa. Una de las preferidas de turistas y alagoanos. Posee casas de veraneo e infraestructura completa. 
 
Atracciones urbanas
Jaraguá
El barrio de Jaraguá, antiguo reducto de la bohemia, es hoy la gran referencia de la noche maceioense. Con la revitalización, los viejos almacenes y casas de dos pisos ganaron colores y formas y se transformaron en bares, boates, casas de shows y restaurantes. Jaraguá conserva aún parte de la historia y se destaca por la riqueza arquitectónica de sus edificaciones y caserones.
 
Avenida de la Paz
El escenario de la más bella puesta de sol de Maceió recibió este nombre en homenaje al término de la Segunda Guerra Mundial.