Nigro Notaro Viajes

COPENHAGUEN

COPENHAGUEN

Tiene una rica historia que se evidencia en sus históricos edificios, en sus viejas calles y en su monarquía, que es la más antigua del mundo.

 
Copenhague no es un museo viviente, sino una vibrante, dinámica y moderna ciudad que sabe coexistir muy bien con su rico pasado. 
Es una ciudad acogedora a pesar de su frío clima, sus habitantes son cordiales y gentiles y hacen sentir al visitante como si estuviera en su propia tierra.
Copenhague es muy diferente de otras capitales del norte de Europa, por lo que ésta podría convertirse en una visita muy interesante e inolvidable para ustedes.
 
Cómo trasladarse. La ciudad es relativamente pequeña, lo que significa que a casi todos los sitios de interés se les puede llegar a pie. Sin embargo, deben saber que el servicio de transporte de Copenhague es uno de los más eficientes y confiables del mundo. El Metro se estrenó en 2002, tiene dos líneas y abre de 5 am a 12:30 am. Tanto el Metro como los autobuses y trenes tienen una sola tarifa y un ticket es válido para cualquiera de los tres. Hay 1700 taxis o “Taca” en la ciudad y si tienen una luz prendida en el techo o en el parabrisas están disponibles. Casi todos aceptan tarjetas de crédito, sólo hay que dejárselo saber al conductor al subir. Si alquilan un carro tendrán sólo tres zonas pagas de estacionamiento en el centro de la ciudad, una roja, una verde y la otra, azul. Cada una tiene sus propias tarifas (mientras más lejos del centro de la ciudad paren más económico será el costo del estacionamiento). Para conocer la capital danesa también hay autobuses con el techo abierto que pueden tomar en Rådhuspladsen (la plaza del Ayuntamiento) y en verano hay botes turísticos para pasear por los canales y la bahía.
 
Qué comprar. En Copenhague encontrarán productos de los más importantes nombres de la moda internacional. Asegúrense de visitar las principales calles comerciales de la ciudad Strøget y Købmagergade, donde hay pequeñas boutiques y centros comerciales como el Ilum y el Magasin. Los precios aquí están a la par de Nueva York o Londres y, a veces, hasta encontrarán cosas más económicas. Las zonas de compra están muy cerca unas de otras y pueden ser alcanzadas fácilmente a pie, además de que están agrupadas por especialidad, por ejemplo: Kronprinsensgade para moda, Ravnsborggade para antigüedades y Bredgade para arte. ¿Quieren traerse un buen recuerdo? Hay bellos vasos en cristal tallado, bellos cubiertos en plata, candelabros en madera, cerámica o estaño, joyas vikingas, cristalería Holmegaard, etc. Si son ciudadanos de un país que no sea EEUU o Escandinavia pueden reclamar su VAT Refund (devolución de impuesto). Sólo deben completar la planilla del VAT Refund y presentarla en el aeropuerto. Eso sí, para optar a este beneficio deben haber gastado un mínimo de DKK 300 por tienda.


SITIOS DE INTERES

La Sirenita: es el símbolo de la ciudad. Esta escultura de bronce, posada sobre una piedra en el puerto, dentro del parque de Kastellet, fue inspirada en el cuento homónimo de Hans Christian Andersen. La Sirenita ha estado sentada en esta roca desde 1913.
 
El Palacio de Amalienborg: el Palacio es en realidad cuatro diferentes edificios que flanquean la plaza. Estas cuatro residencias fueron construidas por nobles familias del siglo 18, por orden del Rey Federico V, quien necesitaba un lugar para vivir pero no quería pagar, por lo que a las familias se les exoneró del pago de impuestos por 40 años, como recompensa por sus servicios a la Corona. Amalienborg es la actual residencia de la familia real danesa, vayan al mediodía para que vean el cambio de guardia. La ceremonia tiene lugar a diario, pero sería una suerte si coincidieran con la estadía de la Reina Margarita II en el Palacio, para que disfruten de la banda marcial que acompaña a los guardias. 

La fuente Gefion: el monumento más grande de Copenhague, que es a esta ciudad lo que la Fontana di Trevi es a Roma, una fuente de los deseos.
 
El Palacio de Christiansborg: sede del Parlamento danés (Folketinget), de la Suprema Corte, de la oficina del Primer Ministro y de los salones de fiesta reales. Hay un tour guiado que los llevará a través de dichos salones hasta las áreas del Parlamento. En el palacio también podrán ver las ruinas del Castillo del Arzobispo Absalon, que fue la primera construcción en estos terrenos, en el siglo 12. 
 
Gammel Torv: es la plaza más antigua de Copenhague. Tiene una bellísima fuente de bronce que es considerada una de las joyas del Renacimiento. Gammel Torv se encuentra a medio camino en Strøget.
 
Museo Nacional (Nationalmuseet): con una excelente exhibición de los tiempos vikingos y de artefactos, antigüedades y arte de esa época. 
 
Ny Carlsberg Glyptotek: uno de los grandes tesoros culturales de Dinamarca. Posee una colección única en Europa, donada en 1888 por Carl Jacobsen, que consiste en antigüedades y esculturas egipcias del 3000 a.C. y del fin de la Roma imperial en el siglo 5, además de una moderna exhibición con arte danés y francés de los siglos 18 y 19. 
 
Parque Tivoli: se ha convertido, junto a La Sirenita, el un símbolo de la ciudad. Hay atracciones para todas las edades, además de excelentes restaurantes y sitios de comida rápida. Les aseguro que se la pasarán de lo lindo. Debido al clima, el parque abre a partir del 19 de abril hasta el 22 de septiembre. Luego abre de nuevo en noviembre para la temporada navideña. Adultos: DKK 65; niños DKK 35-40.
 
Rosenborg: está justo en el centro de la ciudad. Aquí están las joyas y las tesoros de la corona, que son parte de la colección cronológica de la realeza danesa (De Danske Kongers Kronologiske Samlinger) a través de 400 años e incluyen pinturas y platería china, entre muchas otras cosas. 
 
El Puente Øresund: un enorme puente sobre las aguas del Mar Báltico, queque une a Dinamarca con Malmon, en la parte sur de Suecia. Uno de los más hermosos puentes de la era moderna.
 
Otro lugar imperdible es Christania, una comuna hippie que parece un país dentro del país, ya que tienen sus propias leyes, su propio gobierno, sus propios impuestos, etc. Aquí es legal la venta y consumo de marihuana. No se preocupen ya que es bastante seguro y lo encontrarán muy colorido. No es aconsejable ir solo
Vale la pena visitar el Museo de la Resistencia Danesa, que narra la historia de ese país durante la ocupación alemana de la Segunda guerra Mundial, el Museo de Bellas Artes, con trabajos de la época dorada danesa, el Museo de cera de Louis Tussaud, que es muy parecido al de Madame Tussaud y el Museo Thorvaldsens, que es un tributo al más famoso escultor de ese país, Bertel Thorvaldsen. 
Caminen por Nyhavn, el revitalizado canal de Copenhague, con sus coloridas casas, una de las cuales fue alguna vez el hogar de Hans Christian Andersen. Hay muchos cafés y lugares donde tomarse una cerveza danesa. Aquí pueden tomar un tour en bote para que admiren la ciudad desde el agua.
 
Y si aún les queda tiempo, vayan hasta Helsingør (el viaje dura todo el día), donde deben visitar el Castillo de Hamlet, que es la residencia de primavera y otoño de la Reina. Hacia el norte, en Hillerød, está el Castillo de Frederiksborg y en Fredensborg queda el Castillo de Fredensborg, residencia de verano de la realeza.
A 140 km. de Copenhague está Odense, cuya principal atracción turística el Museo de Hans Christian Andersen, con manuscritos, objetos y pinturas del escritor.
Consejos para traslarse en medios de transporte
Al llegar a la ciudad adquieran la Copenhague Card. Hay dos tipos de tarjeta, una llamada Copenhagen Card City, que dura un día, incluye entradas gratis hasta a 40 museos y atracciones en la ciudad y cuesta DKK 159 (€21) y otra llamada Copenhagen Card Plus, que dura tres días, otorga entradas sin pago hasta a 70 museos o atracciones, les da traslados gratis en autobús, tren, waterbus o metro, les permite obtener descuentos al alquilar un carro y tiene un valor de DKK 395 (€53). Niños hasta nueve años no pagan y para los de 10 a 15 años el costo es el siguiente: Copenhagen Card City: DKK 90 (€12), Copenhagen Card Plus: DKK 225 (€30).