Nigro Notaro Viajes

ANILLOS DE ORO

ANILLOS DE ORO

El Anillo de Oro de Rusia es una ruta turística, de unos 1000 km de longitud, que incluye un conjunto de ciudades de la región central de Rusia, al noreste de Moscú, unidas por la historia y características generales de la antigüedad.

 
En ellas se encuentran distintos monumentos (muchos de los cuales son patrimonio de la humanidad) que representan la historia y la cultura de este país, principalmente iglesias, catedrales y monasterios. 

Anillos de Oro, Rusia

Dicha ruta, se extiende desde el noroeste de Moscú, formando un anillo alrededor del espacio que existe entre los Ríos Volga y Oká, atravesando las antiguas ciudades rusas de Serguiev Posad, Rostov el Grande, Yaroslavl, Kostromá, Suzdal y Vladimir. 
 
Ya en la Edad Media se generaron asentamientos en estas tierras, no sólo por la fertilidad del suelo mas también por la proximidad a las rutas fluviales de la zona. Así pues, cada una de las ciudades ha jugado un papel importante en la formación del Estado Ruso, en sus monumentos están presentes todas las etapas atravesadas y conquistadas.
 
Las ciudades y puntos que conforman este anillo son muchas, entre las que destacamos:  Vladimir, Suzdal, Rostov el Grande, Sergiev Posad (antiguo Zagorsk) y Tver.  
 
 
VLADIMIR:
 
Capital del óblast (provincia) de Vladímir, en el oeste de Rusia, a unas 2 horas de manejo de Moscú, junto al río Klyazma. Tiene una población, 331.700 habitantes (censo del 2001). Forma parte del lugar patrimonio de la Humanidad «Monumentos Blancos de Vladímir y Súzdal».
 
Vladímir, fundada en 1108, fue la capital de Vladímir-Súzdal (un importante estado ruso creado después de la disolución de la Rusia de Kíev) entre 1157 y 1238, año en que los tártaros destruyeron la ciudad. 
 
Situado en una región agrícola, Vladímir es un nudo ferroviario, cuyas industrias más importantes son la de tejidos, fruta enlatada, productos químicos, instrumentos de precisión y piezas de vehículos.

Lo más interesante entre los lugares de importancia histórica se encuentran concentrado en el llamado “Kremlin* de Vladímir”, que no es el tradicional complejo primitivo de edificios rodeado por una muralla, sino que hace mención a todo el distrito de la ciudad que va desde las “Puertas doradas” hasta el monasterio de la Natividad. Se trata de un tramo de la calle Bolshaya Moskóvskaya, que cuenta en su mayor parte con edificios históricos, ya desde sus inicios esta era una calle comercial, y en la actualidad las plantas bajas de todos los edificios son tiendas y restaurantes. Si se llega a Vladímir en coche, es mejor comenzar la visita desde las 'puertas doradas'.
 
*Kremlin: nombre genérico para las fortalezas, donde antes estaban los príncipes que gobernaron esta o aquella área
Puertas doradas: Estas se construyeron en 1164 bajo el mandato del príncipe Andréi Bogoliubski y son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. 
Antiguamente Vladímir estaba rodeado por una muralla y un foso, y únicamente se podía entrar en la ciudad por una serie de puertas. Las doradas eran las principales y estaban orientadas hacia Moscú.
Por su apariencia se parecen más a una iglesia con una puerta en el centro, esto se debe a que en aquellos tiempos era común construir un templo sobre las puertas para proteger la ciudad no sólo con barreras físicas, sino también con la ayuda de las fuerzas celestiales
 
Por desgracia, el resto de la construcción no se ha conservado y lo único que queda es una pequeña parte del muro protector a la derecha de las “Puertas doradas”, que en la actualidad se parece más a una colina. A esta se puede subir por unas escaleras o bien por un sendero. 
 
Muy cerca se encuentra la Iglesia de la Trinidad y el museo del cristal. La entrada al museo cuesta sólo 50 rublos (algo menos de dos dólares).
 
Si se sigue a lo largo del muro, más allá de las “Puertas doradas” hay un curioso edificio. Se trata de una antigua torre elevadora de agua de ladrillo rojo construida en 1912, hoy museo, donde se sitúa la exposición “Antiguo Vladímir”. En este museo se han recreado dispares interiores de comienzos del siglo pasado: comercios, oficinas de policía, restaurantes, etc. Vale la pena visitarlo.
 
Plaza de la Catedral: En esta plaza todo es digno de ver. En el centro hay un monumento erigido en época soviética en honor del 850º aniversario de la ciudad.
 Las tres figuras que componen el monumento – un antiguo guerrero, un arquitecto y un obrero contemporáneo – recibieron entre los lugareños el apodo de “los tres tontos” o “los tres vagos”. Seguramente porque no están de pie, sino sentados.
 
La plaza de la Catedral recibe su nombre en honor a la catedral de la Asunción (en Ruso, catedral Uspensky, erigida entre 1158-1161) y a la catedral de san Dmitri (1194-1197), que forman la imagen de la ciudad. La más grande es la catedral de la Asunción, cuya imagen figura en la mayoría de las postales con vistas de Vladímir. Se puede decir que es la tarjeta de visita de la ciudad. Está situada en el punto más alto de esta y lo más valioso es precisamente el mirador tras la catedral.  
 
Desde él se abren unas vistas que quitan el aliento: el río Kliazma fluye sinuoso abajo y se ven vastas extensiones de campos y bosques. A la derecha se ve la parte antigua de la ciudad, situada en la ladera sur. Allí las casas bajan como escalones hacia el río.
 
Fuera de la ruta turística
Si se desea conocer el color local auténtico al que no han llegado los restauradores se debe ir a esta parte de la ciudad, pasear por las callejuelas de la ladera sur. No hay ningún letrero para atraer a los turistas, su historia es auténtica, no aparece en las postales. La ladera sur es maravillosa por su pureza, como una joven sin maquillaje.

Además de los típicos lugares turísticos, se puede pasear por la zona del muro detrás del monasterio de la Natividad. Las calles que van por el otro lado en paralelo de la calle Bolshaya Moskóvskaya valen la pena, allí también hay restos de antiguos muros y muchos edificios históricos, aunque no se conservan tan bien como el centro. 
 
También recomiendo mucho visitar la iglesia de san Nikita. Es el único ejemplo del barroco en la región de Vladímir”.
 
Vladímir ha sido históricamente una ciudad comercial, ya que a través de ella pasaba la ruta comercial hacia Nizhni Nóvgorod (una de las principales ciudades de Rusia). Pero en la actualidad las rutas comerciales ya no tienen tanta importancia como antes, así que en esta ciudad no existe más comercio que en cualquier otro centro de región de Rusia.
 
Si hablamos del Vladímir en el que discurre la vida diaria de sus habitantes, se trata de una ciudad bastante industrial. Tiene fábricas de construcción de tractores y motores eléctricos, empresas de procesamiento de metales, de alimentación y de industria ligera, y mucho más. La población de la ciudad es de unas 350.000 personas. Vladímir es el centro administrativo de la región de Vladímir.
 
A pesar de su industrialización, se puede decir que Vladímir es una ciudad verde, ya que posee una gran cantidad de parques. Al pie de la colina en la que se encuentra la ciudad fluye el río Kliazma, que si bien no es el Volga, también es posible bañarse en él y en cuya ribera hay varias playas a las que los lugareños acuden a pasar los calurosos días de verano. 
 
Cómo llegar: 
Cada día a las 7:24 sale un tren de la estación Kurski y hace la ruta Moscú-Vladímir. Recorre los 191 kilómetros de distancia en 2 horas y 30 minutos. Además, existe una línea de autobús entre las dos ciudades (nº 115). 
 
 
SUZDAL: 
 
Es una ciudad perteneciente al Oblast de Vladimir, localizada sobre la margen del Río Kamenka, con una población de unos 12000 habitantes.
 
Suzdal es una antigua ciudad, de las más hermosas de Rusia en la que se ha conservado completamente su planificación inicial. 
La primera mención de la ciudad data de comienzos del siglo XI, y su florecimiento se conoce en el período de la gestión del príncipe Yuri Dolgoruki. Este monarca fundó justamente la actual capital de Rusia, Moscú. Sin embargo, pocos saben que en aquel entonces Suzdal, era una ciudad riquísima con el río Kamenka que le cruzaba y servía de importante vía comercial,  por lo que el monarca construye Moscú tan solo como una fortaleza para la defensa del principado de Rostovo-Suzdal, tan querido por Dolgoruki. 
 
Hoy, ella se recorre como un museo, la ciudad que fuera en su momento un centro religioso de primer orden, llegó a contar con cuarenta iglesias para cuatrocientas familias, y  hoy, en su superficie de 9 mil metros cuadrados encontramos cinco monasterios medievales y unos treinta templos.
Suzdal muestra magníficamente como era la ciudad en la Rusia medieval: una estructura de tres partes que incluye el Kremlin, el burgo o arrabal y los monasterios.
 
La construcción más antigua de la ciudad es el Kremlin de Suzdal. Construido en la encrucijada de los siglos XI y XII, no llegó hasta nosotros en su aspecto inicial. El Kremlin actual suman construcciones de lo siglos XII al XIV, con su santuario central, la catedral de la Navidad. 

El lugar para la construcción se eligió con éxito, la fortificación está rodeada por tres lados por el río Kamenka, creando un obstáculo natural para aquellos que tengan intención de saquear el Tesoro principesco. Pero las paredes se cayeron.
 
El templo está adornado con tallados de piedra blanca de una singular ornamentación tapizada plana. En el interior se conserva la pintura de los muros del siglo XIII pero, la obra maestra quizás más genuina son “Las puertas de oro”, un testimonio excepcional del arte decorativo aplicado antiguo ruso. Allí fue empleada una técnica según la que el cobre ennegrecido era bañado por una fina capa de oro. Cuéntase que ese trabajo no era seguro para los artífices.
Todo el sector del Kremlin es un enorme conjunto de puntos por recorrer:
Una hermosa iglesia de madera
Las cámaras pontificias, en las que vivían los monseñores de Suzdal. Ahora, en esas cámaras sirven de museo y de comedor, donde es posible degustar platos nacionales rusos, como por ejemplo hongos salados, sopa agria y sollo. La cena para dos personas tiene un precio de 100 a 150 dólares, pero la atmósfera del lugar y la cocina excelente los justifican plenamente.
La Catedral Pozhlestvenski, con su campanario con relojes, que en lugar de números tienen letras del alfabeto eslavo. La costumbre de indicar el tiempo con cifras lo trajo de Europa a finales del siglo XVII el zar Pedro I. Antes, los rusos marcaban el tiempo con uniones de letras: la "a" representaba la unidad, la "b" las dos, y para las decenas se usaba la familiar para cualquier europeo letra ´i´, que el alfabeto ruso ya ha perdido. 
 
Otro punto interesante por ver, es el Monasterio del Salvador y San Evfimio, el primer monje del lugar, y en el que se conservan frescos de pintores de iconos mundialmente famosos del siglo XVII, Gurya Nikitin y Sila Savin. Svetlana Melnikova se refiere a las nuevas exposiciones en ese monasterio. 
 
También debemos mencionar los monasterios Spaso-Yefímev (masculino) y el monasterio Pokrovski (femenino), ambos eras instituciones multifuncionales, combinando los usos de monasterio, fortificación y prisión. Gracias a las mujeres del zar recluidas ahí se puede contar la historia del lugar: las esposas que caían en desgracia eran enviadas aquí por Iván el Terrible y Pedro I. 
En el monasterio Spaso-Yefímev, por cierto, se puede subir a la torre, donde podrá observar las vistas panorámicas de los alrededores.
 
Junto al monasterio del Salvador y San Evfimio, al otro lado del río Kamenka se encuentra el Convento del Manto Sagrado, el que a propósito cumple con su misión seglar. Sus construcciones son ligeras y finas, pero la vida de las personas que llegaban hasta allá es trágica. Desde el siglo XVI que tenía la fama de ser el lugar de reclusión de las princesas y zarinas caídas en desgracia. Actualmente viven allí monjitas. La dirección del claustro no impide la visita de grupos de turistas, pero se observan reglas muy estrictas e indispensables para ese lugar, como que está prohibido recorrer su territorio en pantalones o faldas cortas, o con los hombros desnudos.
 
La calle más concurrida y popular para comer y disfrutar de una gran variedad de cafés y restaurante es la calle Kremlióvskaya;  donde se puede echar un vistazo a un restaurante bastante caro, Russkaya Restoratsia.

Anillos de Oro, Rusia


ROSTOV

Es una de las ciudades más antiguas de Rusia y un importante centro turístico del llamado anillo de oro. Está localizada sobre las orillas del Lago Neroen el Ób
La primera mención de esta ciudad se produjo en el año 862, dándola a conocer como un enclave ya importante. 
 
En el siglo XIII, Rostov se hizo la capital de uno de los principados rusos más prominentes. Fue incorporada al principado de Moscú el año 1474.
 
La plaza central de Rostov está ocupada por la enorme catedral de la Asunción. No se sabe cuando fue erigido el edificio de la actualidad, a mediados del siglo XVI es la fecha más probable. Las partes inferiores de las paredes de la catedral son datadas al siglo XII. El campanario, laborioso, fue construido sobre todo en el siglo XVII. Sus campanas están entre las más grandes y las más famosas de Rusia; cada una tiene su propio nombre. La campana más grande, fechada en el 1688, pesa aproximadamente 32000 kilos. Es llamada Sysóy para honrar al padre metropolitano.
Un área situada entre la plaza de la catedral y el lago fue escogida por Iona Sysóyevich como un lugar para su residencia de cuento de hadas. Todos los trabajos de construcción fueron realizados entre 1667 y 1694. Algunos de los principales edificios son la iglesia del Salvador "Na Séniaj" (1675), la iglesia de San Gregorio (1670), y las iglesias barbicanas de San Juan el Apóstol (1683) y de la Resurrección de Cristo (1670). La residencia también incluye once torres de aspecto imaginario, numerosos palacios, varios pequeños campanarios y la iglesia barroca de Nuestra Señora de Smolensk (1693). Todas las iglesias están minuciosamente pintadas y decoradas.
 
La catedral y cuatro altas iglesias del Kremlin con sus cúpulas "ciegas" de plata fueron imitadas en todas la ciudad. Esta tendencia es en particular evidente en la iglesia Salvador "Sobre el Mercado" y en la catedral del convento de la Natividad, tanto datada del siglo XVII como situada cerca de las paredes de Kremlin. La iglesia más vieja está dentro del centro de la ciudad, fue consagrada a San Isidro el Bendito, en 1565. Los habitantes de Rostóv dicen que Iván el Terrible ejecutó al arquitecto, porque su iglesia era tanto más pequeña que su predecesora.
 
El Kremlin está al lado de dos grandes monasterios, ambos al lado del Lago Nero. A la derecha del Kremlin está el monasterio de Abrán, fundado en el siglo XI, y uno de lo más viejo de Rusia. Su catedral, comisionada por Iván el Terrible en 1553 para conmemorar la conquista de Kazán, inspiró numerosas iglesias en la región, en particular en Yaroslavl. El monasterio Yákovlevsky, situado a la izquierda del Kremlin, en las afueras de la ciudad, ha sido venerado como el lugar sagrado de San Dmitry de Rostov. La mayor parte de las estructuras de monasterio fueron construidas a finales del siglo XVIII y a principios del siglo XIX en el estilo neoclásico fino. 

Anillos de Oro, Rusia

Hay también dos iglesias de siglo XVII, dedicadas a la Concepción de Santa Ana y a la Transfiguración de Nuestro Salvador. A diferencia de la mayor parte de otras iglesias en la ciudad, el monasterio y unas casas de un seminario teológico pertenecen a la Iglesia Ortodoxa Rusa.
 
Rostóv es rico en arquitectura antigua. Por ejemplo, se puede ver una vieja iglesia de madera (1687-1689) en el pueblo de Ishnia. Uno de los mejor conservados monasterios de Rusia, el de Santos Borís y Gleb, está situado en Borisoglebsky, aproximadamente 20 kilómetros al oeste de la ciudad. El monasterio fue favorecido por Iván el Terrible, quien personalmente supervisó la construcción de paredes de las torres y del campanario alrededor de una catedral aun más antigua. La única adición hecha al monasterio después de la muerte de Iván es una magnífica iglesia barbicana, comisionada por Iona Sysóyevich.
 
 
SÉRGUIEV POSAD

Entre 1930 y 1991 llamada Zagorsk, es una ciudad rusa, al nordeste de Moscú. Contaba con 109.252 habitantes en el censo de 2008.
 
Sérguiev Posad se encuentra a unos 70 kilómetros al noreste deMoscú en la carretera que va a Yaroslavl.

Anillos de Oro, Rusia

El monasterio de la Trinidad y San Sergio es un importante espiritual de la iglesia ortodoxa rusa. Actualmente alberga a únos 300 monjes. Según la Unesco, que lo declaró Patrimonio de la Humanidad en 1993, se trata de «un buen ejemplo de monasterio ortodoxo en funcionamiento, con rasgos militares típicos de los siglos XV al XVIII, período durante el que se desarrolló. La iglesia principal del Lavra (monasterio), la catedral de la Asunción (que recuerda a la catedral del Kremlin del mismo nombre) contiene la tumba de Borís Godunov». Destaca la Unesco que, entre sus tesoros, se encuentra el famoso icono de la Trinidad, obra de Andréi Rubliov. 
 
 
TVER

Que en los años 1931-1990 se llamaba Kalínin es una ciudad de Rusia, centro administrativo del óblast de Tver. Es un importante centro industrial y de transporte situado en la confluencia de los ríos Volga, Tvertsá y T´máka. Tiene una población de 409.400 habitantes (censo de 2002).
 
Sus industrias producen tejidos, maquinaria, material impreso y equipo ferroviario.
En la actualidad existen rutas turísticas que llevan a los visitantes desde Moscú a esta ciudad a través de un conjunto de ríos conectados con exclusas realizadas por el gobierno comunista.
 
El primer registro escrito de Tver data de 1164. Al principio fue un establecimiento menor de comerciantes de la República de Nóvgorod, este pasó al Príncipe de Vladimir en 1209. En 1246, Alejandro Nevski lo concedió a su hermano menor Yaroslav Yaroslávich, de quien surgió una dinastía de príncipes. Cuatro de estos príncipes fueron asesinados por la Horda de Oro y fueron proclamados santos por la Iglesia ortodoxa rusa.
 
Más tarde el principado de Tver rápidamente fue transformado en uno de los estados más ricos y más populosos de Rusia. Como el área era apenas accesible para las incursiones de los tártaros, tuvo una gran afluencia de población del sur recientemente devastada. Hacia el final del siglo, estaba listo a competir con Moscú para la supremacía en Rusia.
Miguel de Tver, que ascendió el trono de Vladímir en 1305, fue uno de los jefes medievales rusos más queridos. Su política de conflicto abierto con la Horda de Oro condujo a su asesinato en 1318. Su hijo Dimitri de Tver realizó una alianza con el Gran Ducado de Lituania y logró levantar el prestigio de Tver aún más alto.
 
Exasperado por la influencia de Dimitri, el Príncipe Iván I de Rusia tramó su asesinato a manos de los mongoles en 1326. Pero oyendo las noticias de este crimen, la ciudad se rebeló contra la Horda. Entonces Iván unió sus fuerzas con los moscovitas y reprimió brutalmente la rebelión. Muchos ciudadanos fueron asesinados, esclavizados o deportados. Esto fue el golpe fatal a las pretensiones de Tver para la supremacía en Rusia.

En la segunda mitad del siglo XIV, Tver estuvo debilitado por luchas dinásticas entre sus príncipes.
Durante la Gran Guerra Feudal en Gran Ducado de Moscú, Tver otra vez se elevó a la prominencia y concluyó alianzas defensivas con Lituania, Nóvgorod, Bizancio y la Horda de Oro. El Príncipe Borís de Tver envió a uno de sus hombres, Afanasiy Nikitin, a buscar el oro y diamantes por la India. El folleto de viajes de Nikitin, describiendo su viaje de 1466 a 1472, es probablemente el primer manuscrito del viaje de un europeo a la India.
Fue la capital de un principado independiente hasta 1485, año en que fue anexionada por Moscú durante el reinado de Iván III Vasílievich el Grande. Un incendio destruyó gran parte de la ciudad en 1763.
 
Después del incendio, la ciudad fue reconstruida en el estilo neoclásico, bajo el reinado de Catalina la Grande. Los edificios medievales que se derrumban fueron sustituidos con imponentes estructuras neoclásicas. El más importante de estos son el Palacio de Viajes de la Emperatriz (diseñado por el famosoMatvéi Kazakov), y la iglesia de Ascensión (diseñada por el Príncipe Lvov y consagrada en 1813).
 
Desde 1931 hasta 1990 la ciudad recibió el nombre de Kalinin en honor del dirigente soviético Mijaíl Kalinin. La Wehrmacht -la organización paramilitar del Partido Nazi- ocupó Kalinin durante dos meses en 1941, dejando la ciudad en cenizas. Un movimiento de resistencia a gran escala en la ciudad y la región causó la muerte de 30.000 soldados alemanes y oficiales durante la ocupación de la ciudad. En realidad, Kalinin fue la primera ciudad principal en Europa en ser liberada de la Wehrmacht.

Anillos de Oro, Rusia