Nigro Notaro Viajes

Desde París a Barcelona en auto

Desde París a Barcelona en auto

Una ruta para hacer en coche entre París y Barcelona por 18 pueblos que parecen un sueño

 
No es la ruta más directa entre París y Barcelona ni es la ruta más rápida (y que más da). Lo que no tiene de rápida y directa lo tiene en cuanto encanto, historia, escalas en pueblos detenidos en el tiempo y hasta que parecen sacados de un sueño.
 
Es una ruta idílica para hacer entre estas dos grandes ciudades imperdibles de Europa, en un trayecto que va hilvanando una selección de pueblos entre los más bonitos de Francia y España.



La distancia total a recorrer es de 1468 kilómetros y son unas 22 horas de conducción continua. Más abajo en el post puedes ver la forma directa de unir Barcelona y París para comparar las distancias mucho menores si utilizamos autopistas.
 
Insisto, esta propuesta de ruta prioriza la belleza y el encanto de los pueblos por sobre la distancia o el tiempo. De hecho, el camino combina tramos en autopista con otros caminos más rurales y en paisajes de montaña, con amplios tramos en curva y contracurva, que lejos de ser peligrosos, requieren un ritmo de viaje tranquilo para disfrutar del paisaje o de pausas inesperadas en el camino.



(Saint Cirq-Lapopie, o en la siguientes imágenes de Conques en Francia, ilustran el encanto que se puede ver en el recorrido)





El recorrido a realizar punto a punto es el siguiente:
 
Punto de partida posible (Aeropuerto de París) > 1. Yèvre-le-Châtel > 2. Montrésor > 3. Angles-sur-l’Anglin > 4. Saint-Benoît-du-Sault > 5. Gargilesse-Dampierre > 6. Salers > 7. Tournemire > 8. Conques > 9. Saint-Cirq-Lapopie > 10. Najac >11. Cordes-sur-Ciel > 12. Castelnau-de-Montmiral > 13. Lautrec > 14. Camon > 15. Castellnou dels Aspres > 16. Colliure > 17. Cadaqués > 18. Pals > llegada a Barcelona
 
 
 
Punto a punto, las razones para visitar cada pueblo:
 
1. Yèvre-le-Châtel
 
Que mejor que empezar el recorrido en sentido a Barcelona desde París, que haciendo una pausa en Yèvre-le-Châtel, departamento del Loiret en la región del Centro. Actualmente integrada en la comuna de Yèvre-la-Ville, pertenece a la asociación de les plus villages de France.



2. Montrésor
 
Aún no estaremos tan lejos de París, para disfrutar de la tranquilidad y encanto del pequeño conjunto medieval de Montrésor, en el departamento de Indre y Loira. Montrésor es un encantador paseo que incluye una fortaleza medieval del siglo XI, casas históricas, calles silenciosas y pintorescas donde cada ángulo parece inspirar a detenerse. Montrésor está también a 60 kilómetros de Tours, una ciudad importante que muchos parisinos usan como “dormitorio” para alejarse del bullicio de la gran ciudad.



3. Angles-sur-l’Anglin
 
Este pequeñísimo poblado merece una pausa, ya que al visitar Angles-sur-l’Anglin estaremos en otra de las villas pertenecientes a la asociación de las más bellas de Francia, en la región de Aquitaine-Limousin-Poitou-Charentes. Además de su aspecto medieval, destacan las ruinas del château d’Angles-sur-l’Anglin.



4. Saint-Benoît-du-Sault
 
Recorriendo el centro de Francia, una buena pausa en la ruta será en Saint-Benoît-du-Sault, sur del departamento de Indre y dentro del espacio natural de Boischaut Sur. Nos encontraremos con un encantador poblado fundado por una comunidad de monjes benedictinos, y con un período de esplendor a partir del siglo XV y finales del siglo XVI. Desde entonces, poco ha cambiado y llega hasta hoy reconocida como una de las villas más bonitas que ver en Francia.



5. Gargilesse-Dampierre (Centro-Val de Loira)
 
Al sur de París, y en el centro del territorio Francés, allí nos encontraremos con otro de los pueblos más bellos de Francia. En Gargilesse-Dampierre otra vez se destaca su grado de conservación, con una colección de obras que enriquecen su patrimonio, entre las que se cuentan un castillo y varias iglesias.




Nota: en este punto del itinerario puedes seguir rumbo al siguiente pueblo, o estudiar seguir a explorar el valle del Dordogne, otra de las maravillas de pueblos y paisajes de Francia. Aquí tienes mi experiencia de ruta por el valle del Dordogne.


6. Salers
 
En el cetro-sur de Francia, Salers es una de las joyas en la región de Auvernia, en un punto apartado de las zonas más pobladas. La tranquilidad y encanto están aseguradas.



7. Tournemire
 
Continuando en la región de Auvernia, Tournemire es parte del parque natural Volcans d’Auvergne, lo que de por sí ya significa que estaremos recorriendo un paisaje excepcional. Pero la arquitectura del pueblo es un atractivo por sí solo con su preservación intacta y característica, reconocida como un monumento histórico y otra de las villa más bonitas de Francia.





8. Conques
 
Conques está en el departamento de Aveyron, en un valle entre verdes montañas, famoso por ser un centro de peregrinación a su Abadía de Sainte Foy, como parte del Camino francés de Santiago. Pero también es uno de los pueblos más bonitos del país galo y con creces por su aspecto medieval con particular arquitectura, fachadas entramadas y calles empedradas que zigzaguean variando las vistas a cada paso. Aunque supone cierto desvío y sumar kilómetros en la ruta, sin duda vale la pena conocerle.







9. Saint-Cirq-Lapopie
 
¿Razones para ir?. Su historia medieval, el río Lot, el Parque Natural des Causses du Quercy rodeándolo y una pared rocosa de 100 metros levantándose a su costado. Es parte del departamento de Lot, región de Mediodía-Pirineos.




Patrick Subotkiewiez (Imágenes via Flickr bajo licencia Creative Commons)
 
Nota: Saint-Cirq-Lapopié es la joya del valle del río Lot, pero también puedes seguir esta ruta explorando más pueblos por el valle del Lot.

 
10. Najac
 
Casitas con techos a dos aguas que siguen la curva de la colina abriendo un paréntesis en la nutrida vegetación, coronando el punto más alto de la loma con un castillo del siglo XII. Najac es otra de las joyas que ver en Aveyron (Mediodía Pirineos), en la garganta del río de Aveyron.



11. Cordes-sur-Ciel
 
Para conocer esta joya medieval hay que llegar hasta el departamento de Tarn. Verás aCordes sur Ciel brillando desde el monte, con sus cuatro murallas concéntricas que, siglos atrás, sirvieron para proteger estas calles angostas que corren laberínticamente en círculos.



12. Castelnau-de-Montmiral
 
Siguiendo en la región de Mediodía Pirineos, Castelnau-de-Montmiral es parte de la ruta por su belleza también clasificada en la categoría les plus villages de France.



13. Lautrec
 
Hay varias razones para visitar Lautrec. Posee un mercado con origen en el siglo XIV, una suntuosa iglesia (Saint Remy), un vistoso molino de viento que data del siglo XVII y aún está en funcionamiento (uno de los pocos del sur de Francia), un pórtico del siglo XIII, una calzada romana. Y como tantos pueblos franceses, el encanto intacto.



14. Camon
 
En el departamento de Ariége se encuentra Camon, aún en la región de Mediodía-Pirineos. Conocida como la “pequeña Carcassonne”, posee algunos edificios notables como la abadía benedictina del siglo VIII, o la fortaleza que completaba un conjunto defensivo en gran parte en ruinas actualmente. Con todo, el encanto intacto de Camon es motivo suficiente para conocerle como uno de los pueblos más bellos en Francia.



15. Castellnou dels Aspres
 
Este pequeñísimo pueblo es uno de los últimos en el itinerario dentro de Francia (o de los primeros si hacemos la ruta en el sentido Barcelona a París). Ya en el marco de los Pirineos (y en el departamento de Pirineos Orientales), el encanto de Castellnou dels Aspres lo vuelven una parada recomendada para caminar entre sus calles y magnífica naturaleza del entorno.



16. Collioure
 
Colliure es una ciudad costera en el Mediterráneo y casi en la frontera con Francia que combina varios atractivos: el legado histórico de una ciudad fortificada junto al mar, sus calas y playas de aguas cristalinas, y el encanto del pueblo antiguo. Collioure es un buen punto en el que también se puede seguir una ruta alternativa en dirección a Mónaco. Para ello puedes ver la propuesta de ruta entre Barcelona y Mónaco pasando por 11 pueblos encantadores sobre el Mediterráneo.



17. Cadaqués
 
Cadaqués no es solo una postal de la Costa Brava, sino también una de las postales de España y del Mediterráneo y la mejor bienvenida en nuestro ingreso a territorio de España. Llegar a este pueblo requiere conducir uno de los tramos costeros atravesando paisajes de montaña y curvas sinuosas. El premio es descubrir el otrora aislado pueblo de pescadores que supo preservarse y enamorar a artistas como Salvador Dalí. Desde aquí, otra opción es proseguir descubriendo más pueblos encantadores de la Costa Brava antes de llegar a Barcelona.





18. Pals (+ Peratallada)
 
Este poblado lleno de ángulos en donde pareciera que el tiempo no ha pasado (es uno de los pueblos medievales mejor conservados de España) sale más que bien en cada imagen. Pals se encuentra en la comarca de Bajo Ampurdán y cuenta con casi nueve siglos de historia (Ver más sobre Pals) Nota: también se puede visitar en conjunto con el vecino pueblo medieval de Peratallada.



>> Llegada a Barcelona

Ruta directa de retorno Barcelona – París
 
Para finalizar, y para hacerse una idea y comparar, hay una forma directa de viajar de París a Barcelona a través de autopistas, un itinerario que en su tramo más corto es de unos 1032 kilómetros y puede demorar unas 9 y media de conducción continua. En el siguiente mapa puedes ver el recorrido más directo:



De cualquier modo, esta ruta directa puede ser la ideal para retornar con nuestro coche a París, si es que tenemos un vuelo de regreso desde allí (o a la inversa hacia Barcelona)

También puedes ver más ideas de rutas en la selección de las mejores rutas temáticas por Europa.