Nigro Notaro Viajes

Bahía de Kotor

Bahía de Kotor

República de Montenegro

 
La bahía de Kotor, también conocida como Boka Kotorska (Boca Bay) es una de las singularidades geográficas más bellas de Montenegro.  Denominado como el fiordo más meridional de Europa, la Bahía de Boka es de hecho un antiguo cañón sumergido, erosionado por el río Bokelj, protegido por las altas montañas de los Alpes Dináricos (Orjen al oeste, y Lovcen al este) que ocultan desde el mar la afable bahía Patrimonio de la Humanidad.
  
El clima de la bahía resulta benigno en invierno, protegido del frío que azota el interior de Montenegro, gracias a la barrera montañosa que la rodea, y que propicia que fauna como palmeras, agaves, mimosas o hierbas medicinales puedan sobrevivir en los meses invernales para florecer en primavera.
 
Lugar de interés estratégico de primer orden durante la dominación veneciana del Adríatico, la Bahía de Kotor servía de refugio en caso de temporal y de ataques otomanos, algo que no pasó desapercibido al Imperio Austrohúngaro que tenía aquí su base naval más importante, reaprovechada por Tito durante la época de pertenencia a Yugoslavia.
 
Los lugares de interés más importantes son las poblaciones de Herceg Novi, Risan, Perast, Kotor y Tivat, cada una con sus atractivos que van desde la arquitectura mixta oriental y bizantina de Herceg Novi, pasando por los mosaicos de la casa patricia de época romana de Risan; a la ciudad amurallada de Kotor, bastión defensivo ante las incursiones otomanas, o a Tivat, que con su aeropuerto se ha convertido en la principal entrada aérea de Montenegro, dando lugar a Porto Montenegro, un puerto de amarre de yates de lujo sin parangón en el Mediterráneo, y que ya está muy consolidado dentro del turismo naútico. Por otro lado, el turismo religioso también atrae muchos creyentes, peregrinos o amantes del arte que acuden a concoer alguna de las más de 300 iglesias, templos y ermitas católicas y ortodoxas, diseminadas por toda la bahía.
 
El buen clima de la bahía de Kotor, con un número de días soleados que abruma a otras zonas del Adriático ha intensificado la fama de la costa montenegrina.
 
Si bien la extensión entre la entrada de la bahía y el punto interior más alejado apenas llega a los 28 km, la costa serpentea a lo largo de más de 100 km, lo que hace que rodearla en coche sea algo tedioso. Para solventar parte del trazado existe una barcaza en Kamenari que cruza al otro extremo en el estrecho de Verige (el punto más angosto de la bahía, con 340 metros), ahorrando parte de la vuelta costera.
 
 
Excursiones por la Bahía de Kotor
 
Una de las mejores formas de ver la inmensidad de la bahía de Kotor es desde el mar, disfrutando de una excursión en barco, que recorre otros puntos interesantes como la isla de Nuestra Señora de las Rocas


Kotor
 
Kotor se hace desear con ese recorrido en carretera por la bahía, que desemboca en su ciudad amurallada, al abrigo del fiordo, como si quisiera que nadie la encontrase. Sin embargo ya es tarde para esta joya, que cada vez suena más en los circuitos turísticos de Balcanes y de la costa Adriática, haciendo competencia a sus hermanas Split o Dubrovnik en Croacia.
 
No en vano se ha convertido en un puerto de cruceros que llegan hasta la misma puerta de las murallas, como si quisieran embestirlas y entrar en la Plaza de Armas (Trg od Oružja).
 
El corazón de Kotor surge esencialmente ente los siglos XII y XIV, cuando el latido de la ciudad lo motivaba el trajín de los comerciantes y marineros que impulsaban la actividad económica que hizo florecer Kotor.
 
No es capricho que Unesco se fijase en 1979 en ella para incluirla en su Patrimonio Cultural de la Humanidad puesto que todo su centro histórico es una amalgama de edificios insignes, iglesias y calles donde el Medievo aún se palpa. De hecho, ese año Kotor sufrió con gran virulencia el terremoto que afectó a la zona, y que especialmente en Kotor causó grandes destrozos materiales en edificios históricos, que gracias a las ayudas recibidas por el reconocimiento Unesco permitieron su reconstrucción.
 
Que ver en Kotor
 
Nada más llegar a Kotor es imposible eludir la vista en sus murallas, bien porque se nos presenten delante, a nuestra altura, y con  tres puertas, una en el centro y dos en los extremos (una dando al río Skurda y la otra en su día abierta al mar); o bien porque como un jardín colgante van siguiendo la orografía de la montaña Lovcen (Parque Nacional y Reserva Natural) hasta cerrarse e varios centenares de metros sobre nosotros.
 

 
Las murallas de Kotor ascendiendo hacia la montañas
 
 
Las Murallas todavía conservan la práctica totalidad de los elementos medievales, con fosos, torres, bastiones, puentes levadizos, cisternas, castillos, 4,5 km de perímetro, y una altura de 260 en lo alto de la montaña, donde se cierran las murallas en torno a la Fortaleza de St. Jovan
 
Desde una toma cenital o incluso desde lo alto de las murallas se advierte la forma curiosa, casi perfecta de un triángulo del entramado urbano y las casas que en varios niveles se van encaramando hacia las faldas de la montaña.
 
Al entrar por la “Puerta del Mar”  la Plaza de Armas (Trg od Oružja) se abre a la izquierda con los elegantes edificios del Palacio Ducal y el Arsenal que junto a las agradables cafeterías, heladerías y restaurantes componen el comité de bienvenida a Kotor. A la derecha la Torre del Reloj (1602) nos invita a adentrarnos en el interior.
 


Plaza de Armas de Kotor
 
 
Callejeando llegamos al monumento principal de Kotor, la Catedral de Sveti Tripun 1166, construido sobre un templo anterior del siglo IX, situado en una de las plazas más abiertas de Kotor, lo que permite admirar su fachada y los edificios del ayuntamiento y el archivo histórico.
 
A menudo la ciudad es recorrida por grupos de cruceristas que desembarcan en Kotor para recorrer sus calles medievales y si hay fuerzas ascender hasta lo alto de las murallas, pero precisamente las pequeñas dimensiones de Kotor invitan a dejarse perder, orientarse con el sentido de la belleza que conduce a callejones donde no hay tiendas de souvenirs, y donde la gente local pasa el tiempo tomando una cerveza y charlando.


Catedral de Kotor
 
 
Algunas de las Iglesias que destacan son San Nicolas; San Lucas (Sveti Luka), del siglo XIII; la Iglesia de Santa Ana (Sveta Ana. s. XII); o la Iglesia de Santa María (Sveta Marija, s. XIII); además de otros edificios civiles como el Teatro de Napoleón (XIX).
 
Kotor cuenta con el Museo marítimo en el palacio de la familia Grgurina, espacio esencial para comprender la importancia que tuvieron para los venecianos como puntas de lanza en el control del Adriático, y como se formó en la Bahía de Kotor una auténtica cuna de navegantes, marineros y capitanes que se enrolaron en fuerza naval de la Serenísima.
 
Además del Museo del mar hay que mencionar la existencia de un pequeño museo dedicado a los gatos, que por su temática y por sus objetos exhibidos bien merece una visita si contamos con más días en Kotor.  La exposición del gato en la Primera Guerra Mundial, y la colección de fotos con mandatarios, dictadores y otros personajes influyentes en la historia viene a contar la unión y relación doméstica entre el ser humano y los gatos, a través de fotografías, grabados, litografías, tarjetas postales, carteles, monedas, sellos , o artículos variopintos.
 
Ascensión al castillo de St Iovan
 
Se puede decir que la ascensión es empinada y aunque no es muy larga es bastante intensa. Conviene no desanimarse ya que las vistas de la ciudad y de toda la bahía de Kotor valen la pena. Hay dos accesos en la ciudad para subir, donde se hallan los puntos de pago. Ambos caminos se acaban juntando por encima del baluarte de St Roko.
 

Subida a las murallas de Kotor
 
 
El camino tiene peldaños en la mayor parte del recorrido y es apto para personas mayores y niños siempre que se tenga paciencia y un mínimo estado físico.
 
En la mitad del itinerario se encuentra la iglesia de Gospe os Zdravlja XVII, que para muchos ya es suficiente travesía y sirve como mirador de la ciudad.
 
La ascensión continua hasta las murallas en lo más alto del  monte Lovcen, donde una sucesión de torres y bastiones se suceden y marcan los puntos de defensa y vigilancia, que a su vez preceden a la fortaleza de San Jovan (San Juan), meta de la ruta y emplazamiento ideal para disfrutar de la bahía como mirador.
 
Fiestas y tradiciones
 
Jovial y festiva, en Kotor se desarrollan algunas manifestaciones y eventos de gran interés como la fiesta de Carnaval. Además los restaurantes del interior de las murallas permiten conocer los platos típicos de la gastronomía montenegrina, pudiendo disfrutar después de los pubs y ambiente nocturno, si bien es cierto que la noche de Budva es mucho más movida.
 
Donde dormir en Kotor
 
Las opciones de alojamiento son varias, desde apartamentos en edificios históricos, pasando por Hostels y Albergues donde podemos compartir experiencias con otros viajeros, a pequeños apartamentos o casas alquiladas , que son la opción más habitual para dormir en Kotor ya que los hoteles escasean.
 
En el barrio de Dobrota, a unos kilómetros de Kotor hay una gran oferta de alojamientos, si bien hay que tener en cuenta que si no contamos con coche estaremos algo alejados del centro.
 
Donde comer
 
Hay muchos restaurantes en Kotor, donde la gastronomía que predomina es de platos de pescado y carne; junto a otros de platos de influencia italiana.
 
Algunos conocidos son el restaurante Tanjga, Galion,Galerija, la Konoba Portun, Konoba Boka Bay, Old Winery, Cesarica, Caffe del Mare, Konoba Marius, Konoba Scala Santa o Scorpio.
 
Excursiones desde Kotor
 
Si tenemos el hotel en Kotor y permanecemos varios días podemos llevar a cabo excursiones por la bahía de Kotor, ya sea en coche como en barco. Por otro lado, si seguimos la costa hacia el sur llegaremos a Budva, animada ciudad portuaria que tiene en sus afueras la playa de Jaz. Más al sur está Sveti Stefan, una perla en forma de isla amurallada que hoy sólo permite el acceso si nos alojamos en los resorts de lujo de su interior. Más al sur quedan Bar y el lago de Skadar, y en el interior las excursiones de un día a Ostrog, el río Tara o Cetiña, la antigua capital de Montenegro. Más información de excursiones en Kotor.
 
Como llegar a Kotor
 
El aeropuerto más cercano a Kotor es el de Tivat, el principal de la costa de Montenegro, con conexiones hacia Rusia, Francia, Italia y Reino Unido. Si llegamos desde España lo mejor es elegir el aeropuerto de Dubrovnik y luego llegar a Kotor en autobús o en transfer. La estación de autobús está fuera de las murallas, pero muy cerca a pié. Si llegamos con nuestro propio coche o con vehículo de alquiler lo mejor es aparcar fuera de la ciudad ya que no se permite el tránsito dentro de las murallas.  Podemos encontrar zona de parking junto al río.
 
 
 
Budva
 
La ciudad de Budva, en la costa de Montenegro se ha convertido en un centro de vacaciones internacional donde ya no sólo llegan turistas en verano, si no que muchos extranjeros han invertido comprando su casa de verano, o incluso su primera residencia, especialmente nórdicos, rusos y ucranianos.
 
Stari Grad, el recinto amurallado de BudvaStari Grad, el recinto amurallado de Budva
 
El incremento de infraestructuras turísticas, entre las que destacan los hoteles resorts, restaurantes, apartamentos, bares y discotecas ha servido para dinamizar la economía local y ubicar Budva en el mapa de los destinos de playa en el Mediterráneo.
 
La zona antigua de Budva, el Stari Grad es un hervidero de vida, donde su aspecto con arquitectura claramente Mediterránea, se forma en torno a su recinto amurallado circundado de los bastiones medievales del siglo XV, y puertas de acceso que nos conducen a callejuelas con pequeñas tiendas donde se venden souvenirs o ropa de moda, y a las diminutas plazas donde apenas caben unas mesas para montar un bar o restaurante con encanto. Hoy fusionada con la costa, parece ser que el Stari Grad fue una isla frente a la costa que se unió con la sedimentación y los esfuerzos humanos en una península.
 
Junto a la iglesia de la Santa Trinidad se yergue la Ciudadela, cuyas excavaciones sacaron a la luz restos de la necrópolis griega certificando que también albergó la acrópolis y ciudad helena, mucho antes que los venecianos levantaran los muros para defenderse de la amenaza otomana. En el interior de la ciudadela una pequeña librería custodia mapas y escritos seculares, siendo la amplia terraza escenario del festival anual de teatro, cuya fama internacional ha crecido gracias a la calidad de sus eventos, conciertos y espectáculos.
 
Frente a la ciudadela del Stari Grad se divisa la Isla de Sveti Nikola (Isla de San Nicolás), donde los restos de un antiguo convento se esconden entre la vegetación.
 
La alternativa cultural de Budva son los paseos por el centro histórico, donde podemos ver la evolución urbanística de las callejuelas al estilo veneciano que discurren entre los muros. Del mismo modo se puede aprovechar para visitar el museo de la ciudad Budva, que abierto en 2003 y que explica cronologicamente en un palacio del siglo XIX, los sucesos históricos que la marcaron. La colección de objetos griegos, romanos, bizantinos y eslavos procede de excavaciones (llevadas a cabo entre 1957-58; y tras el terremoto de 1979), como los pendientes de oro y un broche con un águila que sostiene un niño entre sus garras, asociado al mito griego de Zeus y Ganímedes. El mito o leyenda de la formación de Budva menciona al fenicio Cadmus que tras el exilio de Tebas alcanzó la costa montenegrina con su esposa Harmonia y fundaron la colonia griega.
 
Iglesias
 
Son varias las iglesias de interés en Budva, concentradas en la zona vieja de Stari Grad en torno a la plaza de Trg Između Crkava, comenzando por la de Sant’Ivan (San Juan), del siglo VII, con frescos e iconos obra de pintores venecianos que entre los siglos XV y XVII decorados la iglesia. Fue catedral hasta 1828 cuando la diócesis se trasladó a Kotor y su Virgen de Budva es un icono venerado tanto para católicos como para ortodoxos.
 
Inmediatamente a su lado esta la Iglesia de la Santísima Trinidad, de 1804, con la tumba del escritor Stjepan Mitrov Ljubisa. La piedra rosa y color miel se va alternando en esta iglesia ortodoxa.
 
Por último,  la iglesia de Santa María in punta, edificada por los benedictinos en el siglo IX, y que no suele ser visitable, lo mismo que la iglesia de  San Sava.
 
Budva se ha convertido en el referente de la Fiesta en Montenegro, en competencia con Ibiza o Mykonos, buscando un hueco entre el turismo de nuevos ricos que aparcan su yate en el puerto deportivo, y de discotecas ( las más famosas son Fresh, Raffaelo, Renaissance, Miami y Trocadero) y desenfreno nocturno, especialmente en verano donde como decíamos el turismo ruso incrementa la fiebre festiva, y la población local casi se multiplica por diez.
 
Playas de Budva
 
Animadas y con gran presencia de turistas, las playas de Budva, Jaz al norte y Bečići al sur, pese a estar en las afueras son sin duda las mejores opciones para bañarse. De acceso más complejo pero de gran belleza es la playa de Mogren detrás del acantilado al norte del Stari Grad, a la que se accede por un sendero.
 
Playa de Bečići
 
Sus dos kilómetros de largo la convierten en la elegida para los turistas que viajan a Montenegro para unas vacaciones de playa, ya que en la línea costera detrás de la arena y las palmeras se hallan algunos de los principales hoteles de Budva, como el hotel Splendid, donde su casino es meta de profesionales llegados de todo el mundo; o el Hotel Mediteran que tiene el único parque acuático de Montenegro, el Akva Park Mediteran.
 
Playa de Jaz
 
La cercana playa de Jaz, recurrente escenario de festivales musicales en verano, y una de las playas más frecuentadas de Montenegro,  a diez minutos en coche de Budva sin duda ha contribuido a consolidarlo como destino. De hecho, al haberse librado (al menos hasta el momento) de las construcciones hoteleras que se asoman a las playas de Budva y  Bečići, son numerosos los fieles a esta playa. El parking en verano es de pago y está permitido acampar en el camping, incluso con autocaravanas, si bien es cierto que sus instalaciones son básicas.
 
Alrededores de Budva
 
Casi fuera del área urbana de Budva se halla el monasterio de Podmaine, cuya alternancia de piedra rosácea y color miel recuerda a la Iglesia de la Santa Trinidad en el centro histórico. Los frescos del interior aluden al día del Juicio Final, con un curioso personaje de un oficial comunista que lleva una estrella roja en el uniforme. A unos dos kilómetros de Podmaine se llega al monasterio de Podostrog, antigua residencia de los “vladikas”, medio príncipes medio obispos montenegrinos; y lugar donde Pedro II Petrović Njegoš, una de los políticos y poetas más celebres del país escribió su obra “La montaña coronada”, precisamente en el mismo sitio donde su predecesor sufrió los acontecimientos que se narran en el libro. El complejo de templos tiene iglesias que van desde el siglo XII al XVIII.
 
La conocida como Riviera de Budva la componen casi 40 km de costa, con 17 playas, la mayor parte de arena, y con puntos de interés como Becici, Milocer, la isla de Sveti Stefan, Petrovac, Jaz, Mogren, Slovenska Plaza, Kamenovo, Przno o Kraljicina Plaza. Los enclaves de Sveti Stefan y Miločer son de hecho establecimientos privados de lujo sólo al alcance de los más ricos o famosos, siendo habitual que acudan en vacaciones cantantes y artistas de Hollywwod.
 
Su clima y temperaturas mediterráneas hacen disfrutar de su verano cálido y de un invierno templado con raras precipitaciones que la convierten ideal para disfrutar del sol.
 
Como llegar a Budva
 
La carretera de costa que sigue paralela al mar Adriático permite el acceso tanto por el norte llegando de Tivat (el aeropuerto más cercano que está a unos veinte km) y Kotor, como el sur.  El aeropuerto de Tivat tiene vuelos regulares internacionales y numerosos charter llegan en verano; mientras que en la capital, Podgorica, a casi 70 km hacia el interior hay conexiones de vuelos a las principales ciudades europeas (no así a España). La carretera hacia Podgorica tiene dos opciones, via Cetinje o por el tunel de pago de Sozina.
 
Hay conexiones en barco a Herceg Novi junto a la frontera con Croacia y a Ulcinj al sur.
 
Oficina de turismo de Budva
 
En la oficina de Mediteranska 8/6 (zgrada TQ Plaza) podemos obtener información y mapa de Budva.
 
Mapa de Budva