Nigro Notaro Viajes

Las Guayanas, exóticas y misteriosas

Responsive image

Guayana Francesa, Surinam y Guyana

 Están unidas por características comunes, pero a la vez mantienen las distancias de la propia identidad. Cada una tiene su idiosincrasia, que a la vez es diferente del resto de Sudamérica. Pero todas juntas, o separadas, son todavía una zona desconocida por el turismo masivo


Pertenecen a un rincón de Sudamérica. Están unidas por características comunes, pero a la vez mantienen las distancias de la propia identidad. Cada una tiene su idiosincrasia, que a la vez es diferente del resto de Sudamérica. Pero todas juntas, o separadas, son todavía una zona desconocida por el turismo masivo. Los atractivos naturales no están acompañados de una infraestructura turística que les permita abrir las puertas de par en par para recibir a los turistas. Quizá algún viajero intrépido o curioso, se anima a la aventura de internarse en sus selvas, playas, ríos y mares.Los ríos y la navegación en pequeñas canoas es frecuente en Guyana
 
Ubicadas en el extremo norte de América del Sur, sus territorios fueron colonizados por ingleses, franceses y holandeses, que le imprimieron una identidad diferente a la de los territorios conquistados por españoles y portugueses.
 
Guyana
 
La Guyana limita con Venezuela, Brasil y Surinam. El territorio fue colonizado por los británicos, de quienes se independizó en 1966. Su ciudad capital Georgentown, y el idioma inglés son un símbolo de su pasado de raíces británicas. Tuvo sus épocas de esplendor cuando comercializaba azúcar con la metrópoli, testigos de aquel momento son la Catedral Anglicana Saint George, de estilo gótico, construida en 1888, y otros edificios construidos en madera por aquel entonces como el Ayuntamiento, la biblioteca nacional, el parlamento. También el mercado Stabroek es uno de los lugares más típicos. También el idioma inglés es un resabio de aquella época.
 
Su principal atractivo es la selva. La Reserva de Iwo Krama, a unos 300 kilómetros de la capital,  es un muestrario de densidad y verdor que se extiende por 4 mil hectáreas, con sus puentes colgantes, es un desafío para los más aventureros. Es un paraíso desbordante de naturaleza donde abundan los jaguares, monos aulladores, caimanes y anacondas. Se contabilizan 475 especies de aves, unos 400 tipos de peces, y más de 90 variedades de murciélagos.  Es un territorio ideal para la práctica del ecotursimo.
 
El Parque Nacional Kaieteur, de 62.700 hectáreas es otro de sus espacios naturales que conforman un gran atractivo. El Parque contiene la catarata homónima (considerada la caída de agua más alta del mundo con 226 metros de altura). El río Essequibo, también se cuenta entre sus atractivos. Estas zonas naturales son el hogar de las tribus nativas que habitan el lugar.
 
Guyana tiene costas sobre el Atlántico, lugar en el que desembocan importantes ríos que atraviesan la región. Muchas zonas costeras son pantanosas y están muy cargadas de sedimentos. Aunque también tiene algunas playas de arena blanca. El clima es tropical, húmedo y caluroso durante todo el año.
 
Guayana Francesa
 
Este territorio bajo dominio francés tiene una historia ligada a los buscadores de oro, que llegaron a la zona en el siglo XVII. Después, fue el lugar elegido para instalar cárceles hacia las cuales eran deportados los prisioneros.  Más tarde, fue el sitio elegido para instalar la base espacial de Kourou que alberga al Centro Nacional de Estudios Espaciales.
 
En la Isla de la Salvación se pueden visitar estas cárceles, que fueron cerradas a mediados del siglo pasado y reabiertas al público. Varias veces al año, desde la Guayana Francesa pueden presenciarse lanzamientos espaciales y también visitar el Museo del Espacio. Las cárceles como los lanzamientos, son atractivos turísticos, que se suman a la festividad del carnaval.
 
La Guayana Francesa tiene una superficie rica en pastizales, sabanas, selva tropical y también playas. Los ríos Oyapock, Maroni, Lawa y Litani, marcan la frontera con Brasil y Surinam. Entre los lugares a visitar en el corazón de este territorio con acento francés, se encuentra el pueblo de Saül, un poblado ideal para la práctica del senderismo ya que cuenta con varios kilómetros de caminos para recorrer durante algunos días.
 
Las costas son ideales para la práctica del kitesurf y la observación de aves. Además se puede practicar pesca y buceo. La selva densa, abrazadora, ofrece un mundo por descubrir con una gran cantidad de fauna y abundante flora. Sin embargo, hay que recorrerla con guías experimentados, en travesías de uno o varios días. La Reserva Natural de L´Amana en St. Laurent du Maroni, es el lugar elegido por las tortugas marinas para depositar sus huevos, entre los meses de abril y julio. Un espectáculo de naturaleza que hay que apreciar.
 
Cayena, la capital, cuenta con hoteles y servicios para recibir a turistas. Es una ciudad con presencia multiétnica. Tiene casas de estilo criollo en la que se destaca la Catedral de Saint Sauveur, construida en 1933. La Plaza des Palmistes muestra palmeras enormes, mientras que desde el Fuerte Cépérou se obtiene una imperdible vista de la Bahía de Cayenne. En los mercados se obtienen pescados del día y frutas frescas.
 
Saint Laurent du Maroni es la segunda ciudad en importancia por la cantidad de población. Fue fundada en 1858 para la llegada de prisioneros. Atrae por su ambiente colonial y por contener al campo de presidiarios, celdas y casas de vigilantes que conforman un Monumento Histórico Nacional. Su principal actividad económica es la producción de ron. Está a 260 kilómetros de Cayena.
 
Los platos típicos abundan en pescados y frutos de mar. Abundantes frutas, vegetales, especias y mucho picante.
 
Surinam
 
Multiétnica y multicultural, en Surinam se descubre una mezcla singular donde el idioma oficial es el holandés (ya que estuvieron bajo dominio de Holanda hasta su independencia en 1975) y el dialecto local, producto de la fusión entre los distintos grupos humanos que habitan sus tierras. Descendientes de nativos, de africanos, hindúes y europeos, le dan una idiosincrasia particular. Entre las religiones se destacan el hinduismo, el islamismo y el cristianismo.
 
La principal actividad económica es la minera, aunque también es importante la industria maderera y la producción de melaza y ron. En agricultura sobresalen el café, el cacao, el arroz, la caña de azúcar, los cítricos y plátanos. El arroz es un ingrediente esencial en su cocina, tanto como la mandioca, batata y plátano.Surinam tiene ríos, costas marítimas y mucha selva.
 
Paramaribo, su capital, está considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Tiene un importante puerto para la comercialización de sus productos. Cuenta con el Palacio Presidencial construido en madera en el siglo XVIII, la Plaza de la Unidad, una universidad, el Parque Palmentuin, poblado de palmeras y aves tropicales, y también alberga al Museo de Surinam donde se exhiben piezas arqueológicas y culturales. La arquitectura, de estilo holandés, se percibe en las construcciones de madera y sus calles estrechas. La Catedral de San Pedro y San Pablo, la sinagoga construida en el siglo XVIII, y la Mezquita Keizerstraat, son un testimonio de su identidad.
 
Surinam pone toda su apuesta al ecoturismo. Cuenta con más de una decena de áreas protegidas y cuatro zonas de pura naturaleza, entre las que se destaca la Reserva Natural de Surinam Central, considerada el área de protección de la selva lluviosa tropical más grande del mundo. Es el hogar de jaguares, tapires, monos, y una gran variedad de aves y reptiles. También pueden visitarse el Parque Natural Brownsberg y las Cataratas de Raleigh.
 


Por Verónica Luna para TodoParaViajar.com