Nigro Notaro Viajes

DISNEY WORLD

Responsive image

Disney World: los sueños, una realidad

 


Un mundo de fantasía y magia que se vuelve increíblemente real. Esta podría ser la definición que resume lo que ocurre en Walt Disney World, un gigantesco predio de entretenimiento y recreación que sorprende a todos, chicos y grandes, por su creatividad e imaginación. 
Ubicado en Lake Buena Vista, a unos 32 kilómetros de Orlando, Florida, el inmenso complejo cuenta con cuatro parques temáticos y dos acuáticos. Tiene 33 hoteles, piletas de natación con toboganes, un circo, auditorios cubiertos y al aire libre, decenas de restaurantes, bares y tiendas. Disney tiene autopistas y avenidas, transporte de colectivos propio, además de un tren que conecta los parques y transbordadores que navegan por lagos interiores. 

Las actividades se prolongan durante todo el día y, además de los juegos, se presentan coloridos desfiles de carrozas con los personajes de Disney, se montan espectáculos con fuegos artificiales y shows musicales nocturnos. Unas sesenta y dos mil personas trabajan para atender a los millones de turistas que todos los años pasan sus vacaciones aquí. Hasta el más mínimo detalle se orienta para que la expectativa del visitante que pisa el territorio de Mickey, Pluto y el Pato Donald, entre tantos otros, no sea defraudada y que lo mágico y absolutamente fuera del registro de lo cotidiano se torne real.

Disney World abarca una superficie de unos 123 kilómetros cuadrados, dos veces la isla de Manhattan, y para recorrerlo y disfrutarlo en familia es necesario disponer de casi una semana. Hay tantas y variadas atracciones que conjugan el interés de un público infantil y también adulto. El complejo no está diseñado solamente para los más pequeños, sino también para jóvenes y grandes. Incluso, muchas atracciones están prohibidas para los chicos que no alcancen determinada edad y estatura.
Mucha gente ha visitado Disney varias veces porque permanentemente, desde su inauguración en 1971, se incorporan nuevos juegos y diversiones. La compañía, que tiene otros centros recreativos –aunque más pequeños– en Los Angeles, Honk Kong y París, acaba de comprar en cuatro mil millones de dólares los derechos de unos cinco mil personajes de comics famosos, como el del Hombre Araña, por lo que se esperan muchas novedades en el corto plazo. 

Magic Kingdom

Los parques Magic Kingdom es el parque ícono de Disney y el que más visitas recibe por año, unas 17 millones de personas, según estimaciones de fuentes del propio complejo. Se destaca por el enorme Castillo de la Cenicienta, de unos 57 metros de altura, ubicado al final del bulevar principal. Por la noche se lo ilumina completamente y sus radiantes luces se distinguen desde muy lejos. El parque está subdividido en siete territorios temáticos, como "la tierra del futuro", "la tierra de la aventura" o "la tierra de la fantasía", entre otros. Algunas de sus atracciones principales son "Los piratas del Caribe", un recorrido imaginario por las aventuras de capitanes y naves que, al margen de la ley, dominaban esos mares. 

Además, un recorrido por "La mansión embrujada", una casona llena de fantasmas que intentan asustar a los visitantes, agrega una cuota de misterio y moderado terror. Si se busca más acción y vértigo, el "Big Thunder Mountain Railroad" combina velocidad, agua y sobresaltos.
Para los más pequeños, "Mickey Philarmagic" es una lograda y divertida representación de música instrumental muy colorida. En Magic Kingdom los desfiles y fiestas callejeras, varias veces al día, son un atractivo especial. Bailarines y los personajes más famosos de Disney cantan y bailan con la gente. 

Hollywood Studios 

Este ingenioso y creativo parque de atracciones es un verdadero estudio de radio y televisión y tras recorrerlo se conocerán algunos de los trucos y efectos especiales que se utilizan en las filmaciones. Con la participación del público, por ejemplo, se recrea el bombardeo japonés a Pearl Harbor y se muestra cómo la tecnología y el ingenio sirven para el cine. Lo mismo ocurre con la puesta en escena de una catástrofe en el gran Cañón del Colorado.
Hollywood Studios tiene dos principales atracciones para los amantes de las alturas y los juegos tipo montaña rusa. "The Tower of Terror", un bamboleante ascensor de un hotel que cae en picada o "Rock and Roller Coaster", con la banda de música Aerosmith como protagonista.
Ya más en calma y en un casi verdadero auditorio de televisión, una de las nuevas presentaciones de Disney es la perfecta recreación del programa "American Idol". Elegidos entre voluntarios de los turistas del complejo, tres participantes cantarán ante un público que con su voto elegirá al ganador. Un jurado compuesto por tres extraños personajes aportan su cuota de humor. Todo, en medio de una sala con gran sonido y luces.

Epcot

El mundo relativo a los avances tecnológicos y de la ciencia se encuentra en este parque que lleva ese nombre extraño que, en realidad, es la sigla en inglés de Experimental Prototype Community of Tomorrow (Epcot). Tiene atracciones muy interesantes, como el "Test Track", donde la gente sube a un auto que se someterá a las pruebas más rigurosas antes de salir de fábrica. Frenadas furiosas, curvas peligrosas y velocidades extremas, además de pruebas de agua y calor, van sucediendo una a otra hasta que el vehículo (con los pasajeros arriba) supera adversidades inimaginables.
Para seguir con juegos de velocidad, "Missión Space" simula un cohete espacial que aterriza en Marte. Este juego tiene dos versiones: la vuelta completa y una reducida y más calma. Es conveniente tomar está última para no quedar viendo las estrellas.

Desde el aire

Ya más en la tierra que en el espacio y a un ritmo no tan frenético, "Soaring" reproduce un inigualable e increíble viaje en ala delta por California que parece absolutamente real. La sensación está tan bien lograda que al "volar" cerca de la copa de los árboles la gente levanta los pies para no chocarlos. En este parque, todas las noches, se presenta un espectáculo de luces sincronizadas, aguas danzantes y música en un marco de fuegos artificiales. Se llama "IlumiNations: Reflections of Earth" y vale la pena no perdérselo. 

Animal Kingdom 

Animales reales y creativos bichos animados se conjugan en las diversas atracciones de este parque que se divide en territorios temáticos, como Africa, DinoLnad, Asia y Discovery Island. Un safari por lo que parece una sabana africana se recorre en un vehículo especial al mando de un guía que advierte y señala el lugar de los animales, que son de carne y hueso.
No de la misma consistencia, en "It's tough to be a bug" (es duro ser un    insecto), una proyección en 3D muestra cómo los simpáticos bichos que pueblan el planeta han resistido desde tiempos inmemoriales la persecución y el exterminio. Esta película viene con algunas sorpresas simpáticas que mejor es descubrirlas en el lugar.
Para los que siguen con deseos de más vértigo y velocidad "Expedition Everest" no defrauda y hasta los más valientes salen de la montaña con suspiros.
Animal Kingdom tiene una "perlita" imperdible para los más chicos: la obra musical y teatral "Finding Nemo". Es una magnífica puesta al estilo Broadway que desarrolla la historia del famoso pez de Disney. No tiene nada para envidiarle a las comedias musicales de los teatros de Nueva York, adonde se la piensa montar en un futuro. 

Parques de agua 

Disney World se completa con dos parques de agua, "Blizzard Beach y Typhoon Lagoon, que cuentan con cascadas, toboganes y todo tipo de atracciones acuáticas. En parte del invierno boreal están cerrados al público. El Typhoon se destaca por una gigantesca ola artificial que cada pocos minutos aparece sobre la playa para deleite de nadadores, surfistas y bañistas. Medio día de playa y juegos de agua en este sector del complejo no es mala idea. 

Sueños y realidad 

Esta rápida recorrida por sólo algunas de las atracciones principales de los parques denota el interés de Disney World en realzar su gran poder de fantasía e imaginación creativa en un lugar donde los sueños sí se hacen realidad. 

Los tiempos de espera en los juegos 

En Disney hay que tener paciencia porque hay mucha gente todo el año, sobre todo en temporada alta. Las colas para las atracciones pueden demorar muchos minutos. En el frente de cada una hay un cartel con un reloj que indica cuánto tiempo es la espera hasta ingresar. Hay algunas opciones para acortar la demora. Una es retirar un pase rápido (fast pass) para ingresar en determinados horarios. Tiene algunas restricciones, porque de lo contrario todos lo utilizarían y las colas volverían a ser las mismas.
El Fast Pass se obtiene sin costo de una máquina y funciona así: se hace ingresar el boleto de entrada al parque en la máquina ubicada frente a la entrada del juego. Automáticamente saldrá un boleto que indica a qué hora regresar. De vuelta en el horario establecido, se entra con poca demora. Los visitantes pueden obtener todos los boletos de Fast Pass que deseen en un día. Pero deben usar el que tienen o esperar dos horas antes de ir a obtener otro pase rápido.
Otra posibilidad, pero bastante cara, es comprar un pase VIP que sirve para todo el grupo y que incluye el acompañamiento de un guía. Cuesta 125 dólares la hora y no se puede contratar por menos de cinco horas.

Cruceros

Una interesante opción para prolongar las vacaciones es contratar un crucero con la Disney Cruise Line por el Caribe. Hay viajes desde tres días hasta una semana. Los barcos Disney Gonder y Disney Magic zarpan desde Puerto Cañaveral a Nassau y a Castaway Cay, la isla privada de Disney en Bahamas.

Consejos para un viaje placentero

Todo viaje requiere de una buena programación previa y contar con información, lo más detallada posible, del destino elegido. Aquí van algunas recomendaciones para Disney World.

Autos

Para llegar a Disney World, la mejor manera es tener la reserva del alquiler de un auto en el aeropuerto de Miami. Desde allí hasta el complejo hay unos 372 kilómetros.Toda la ruta es por una impecable autopista pero la velocidad máxima no puede superar las 70 millas por hora (cerca de 110 kilómetros por hora).
Las multas por exceso de velocidad son muy severas y pueden llegar a más de 200 dólares. Si el conductor viaja a más de 100 millas por hora (160 km/hora) va preso.Es imprescindible que el auto tenga GPS porque de lo contrario se pierde mucho tiempo en hallar la dirección correcta.
El precio de la nafta premium en la zona sur del Estado de Florida es variable y algo inferior a la de Rosario. El galón (unos cuatro litros) cuesta entre 3,10 y 3,25 dólares.Cuando reserve el vehículo no dude en contratar todos los seguros porque cualquier eventualidad podría costar una fortuna. Aclare con la agencia de autos qué seguros cubre la póliza.
Si se aloja en algún hotel dentro de Disney no hay que pagar estacionamiento aunque sí cuando se visitan los parques. La tarifa es de 12 dólares por día. Sin embargo, se pueden utilizar los colectivos internos que son gratuitos y llegan a todos lados. También hay un tren monorriel y un barco que conectan diversos parques.

Alojamiento

El alojamiento siempre es mejor tenerlo dentro del complejo. Tendrá beneficios en el transporte interno, ahorrará tiempo en traslados y siempre estarán al alcance las actividades nocturnas.

Sin embargo, hospedarse afuera no es una opción equivocada. Si lo hace es    mejor buscar las localidades cercanas a Disney World, como Kissimmee, que está sólo a 10 minutos de viaje. La ciudad de Orlando está ubicada a 32 kilómetros del complejo y no se demora menos de 40 minutos en atravesarlos.
Hay precios de hotelería muy variados afuera del complejo y, además, se   pueden abaratar los gastos de comida si la habitación cuenta con kitchenette.

Dónde comer

En Disney, si no tiene un paquete con comidas, se dispone de una gran variedad de posibilidades. Para los menores de 9 años hay un plan que incluye sandwiches de pavo o panchos por 6,50 dólares y una jarra de gaseosa rellenable cuantas veces quiera en el día por 9,60 dólares. Las papas fritas valen 2,50 dólares y las ensaladas de vegetales para adultos unos 4 dólares. Los restaurantes no bajan de 50 a 60 dólares por persona.
En todos los parques hay pequeños kioscos que venden bebidas frescas y helados. Una botella de gaseosa o agua mineral cuesta 2,5 dólares. Los helados, 3,25 dólares. Por la noche hay bares donde también se puede cenar o simplemente tomar un trago. Sólo en Magic Kingdom no se vende alcohol.

Cuándo viajar

Todas las épocas del año son buenas para visitar Disney. Sin embargo hay que tener en cuenta que los meses de julio y agosto son los más calurosos y de mayor concurrencia de gente por las vacaciones de verano en los Estados Unidos y en Europa.
A partir de los últimos días de agosto y hasta avanzado el mes de octubre, el complejo está un poco menos congestionado de visitantes y las esperas en las distintas atracciones son menores. Febrero, también es un buen momento para viajar para los argentinos porque hace menos calor y no hay tanta gente en los parques.

Cuidados especiales

El sol del verano boreal en la Florida es implacable. Es importante protegerse con una buena pantalla solar y gorro, especialmente a los niños. Con frecuencia se ve gente con quemaduras que luego les impiden disfrutar de las vacaciones. Una botella con agua fresca, siempre a mano, es imprescindible. Pese al intenso calor hay que llevar un abrigo ligero en la mochila porque el aire acondicionado de los lugares cerrados es muy fuerte.
A los niños pequeños es necesario tenerlos vigilados de cerca. Hay tal acumulación de gente que es fácil perderlos. Algunas madres o padres los llevan atados con una correa larga. Si son perezosos para caminar no dude en llevar cochecito porque las distancias son muy grandes.
Hay juegos que no están indicados para los más chiquitos. Algunos están prohibidos y en otros se les advierte a los padres de potenciales riesgos.

Shopping

Dentro del complejo hay tiendas por todas partes, incluso dentro de los hoteles, que ofrecen los productos de Disney. Una de las más grandes está en Downtown Disney, la zona de restaurantes, bares y negocios. Para tener una idea general, las remeras originales cuestan unos 20 dólares, lo mismo que los muñecos de los personajes. La variedad de merchandising parece infinita. Desde llaveros, chocolates, hasta ropa y perfumes.
Para comprar otro tipo de productos, a 15 minutos de viaje en auto está el Orlando Premium Outlets, un gran centro comercial que contiene decenas de locales con las principales marcas. Los precios son muy buenos. Si va en taxi desde el complejo Disney, el costo es de 40 dólares ida y vuelta. De ese shopping hasta un local del supermercado Walmart hay pocos minutos. Es gigantesco, abre las 24 horas y tiene absolutamente de todo, incluso buenos precios en computadoras.

En Disney la tarjeta de crédito es el medio de pago más utilizado. También se puede pagar en efectivo pero no hay cajeros electrónicos para retirar dinero.

 



#14464f